Tribunal Electoral Nicaragua

Tribunal Electoral controlado por el FSLN pone en jaque unidad opositora en Nicaragua

*El mismo día de su nombramiento los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) presentaron un calendario electoral que deja solo seis días a los partidos para constituir alianzas para participar en las elecciones del 2021.

**De forma coordinada, la Unión Europea y Estados Unidos reaccionaron ante lo que “constituyen un paso atrás” a la salida democrática y advirtieron que “utilizarán todas las herramientas” económicas y diplomáticas para que en Nicaragua haya elecciones creíbles.

***OEA prepara resolución contra reformas que allanan camino para que Daniel Ortega se mantenga en el poder. 


Expediente Público

La mañana del 6 de mayo fueron juramentados los 7 magistrados propietarios y 3 suplentes del Consejo Supremo Electoral (CSE), al entrar la noche del mismo día los funcionarios presentaron el calendario electoral del 2021, dejando solo seis días, hasta el 12 de mayo, para conformar alianzas entre los partidos. En el calendario de los comicios nacionales del 2016 las organizaciones políticas tenían hasta el 25 de julio para hacerlo.

La nueva presidenta del CSE es Brenda Rocha, quien fungía como concejal del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la Alcaldía de Managua, la capital de Nicaragua.

Los dos principales bloques opositores la Alianza Ciudadana y la Coalición Nacional no han logrado conformar un acuerdo para enfrentar juntos al FSLN, el próximo 7 de noviembre, para ponerle fin a 14 años de gobierno de Daniel Ortega y una crisis sociopolítica de más de 3 años, tras las protestas de 2018.

Ortega y el FSLN retornaron a poder en 2007, después que la oposición dividida sumó más del 50 por ciento de los votos, pero no superó independientemente el 38% del sufragio logrado por la coalición sandinista, desde entonces por medio de fraudes y el detrimento institucional, el sandinismo se ha aferrado al poder.

Lea también: El FSLN retiene el control del Consejo Electoral e impone reformas contra la oposición

Mientras el CSE ponía contra las cuerdas a los opositores, la Coalición Nacional (uno de los principales grupos adversarios al gobierno) suspendió al partido indígena Yapti Tasba Masraka Nanih Aslatakanka (Yatama, “Hijos de la Madre Tierra”), por el voto de su diputado, Brooklyn Rivera, a favor del magistrado Lumberto Campbell, reelecto en el Poder Electoral a pesar de estar sancionado por Estados Unidos por acusaciones de fraude en anteriores elecciones para favorecer a Ortega. El martes 11 de mayo, ese bloque opositor debatirán si finalmente expulsan a la organización caribeña.

Algunas fechas del calendario electoral son la presentación de ternas para integrar los consejos electorales departamentales hasta el 29 de mayo, mientras los consejos electorales municipales tendrán hasta el 17 de junio para sus nominaciones.

 La campaña electoral iniciará el 21 de agosto y concluirá el 3 de noviembre, mientras la presentación de candidatos a cargos de elección será hasta el 12 de agosto, incluyendo los aspirantes a la presidencia. Por otra parte, la verificación ciudadana será el fin de semana del 24 y 25 de julio y la lista del padrón electoral se publicará el 9 de agosto.

Lista resolución de la OEA

Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), pidió al Consejo Permanente incluir para la próxima sesión la situación de Nicaragua y la intervención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), esto podría vislumbrarse a mediados de la siguiente semana.

A la vez se dio a conocer una propuesta de resolución donde se le indica al gobierno de Ortega los siete puntos recomendados por la Asamblea General de octubre 2020 para una elección con estándares democráticos, por ejemplo, la observación electoral, que incluso fue sustituida por “acompañamiento”.

Lea además: En Nicaragua hay “un gobierno claramente autoritario”

La propuesta de resolución critica las reformas aprobadas a la Ley Electoral nicaragüense porque no garantiza el voto en el exterior ni un padrón único, por la presión a empleados públicos y familiares que no garantiza el voto secreto, por el control de toda la estructura electoral, la ruptura del derecho a postularse, las violaciones a la libertad de asociación, igualdad de oportunidades y derecho de movilización, entre otros puntos.

Sin embargo, la narrativa del secretario general de la OEA ha recibido críticas de la oposición en Nicaragua. El periodista y exiliado Luis Galeano, del programa digital Café con Voz, increpó a Almagro el 5 de mayo durante el Foro Defensa de la Democracia en las Américas por su “doble rasero” con Ortega y la falta de beligerancia contra el gobierno sandinista.

En un comunicado oficial del 6 de mayo, Almagro se refiere a la elección del nuevo CSE y la reforma aprobada por el Poder Legislativo como algo que “erosiona, en lugar de fortalecer, un proceso político pluralista que conduzca al ejercicio efectivo de los derechos civiles y políticos de la población. La elección de nuevos magistrados en el CSE afines al partido oficial consolida la concentración del poder del FSLN en todos los cuatro poderes del Estado. Este arreglo de poder no es conducente a que los nicaragüenses elijan libremente y con condiciones de transparencia a sus gobernantes”.

Además, Almagro sostuvo que “exhortamos al partido oficial y a los partidos que se han plegado a esta iniciativa a que adopten medidas de reformas electorales coherentes con los principios del ejercicio efectivo de la democracia y del acceso a los derechos humanos establecidos en los instrumentos jurídicos interamericanos de los cuales Nicaragua es signatario. Al mismo tiempo, reiteramos la permanente voluntad de la SG/OEA de apoyar procesos de negociación y diseño de reformas que construyan el camino hacia elecciones libres y justas, especialmente respecto a la composición de una autoridad electoral independiente, transparente y responsable”.

Mientras el mensaje de Almagro al régimen de Ortega es de exhortación y reiteración, el secretario general rechazó y condenó a los designados del Tribunal Electoral de Venezuela, en una misiva del 4 de mayo. “Estas acciones también constituyen un claro apoyo a la dictadura y sus crímenes, contribuyendo a la profundización de la crisis política, social y económica en el país”, escribió el secretario general de la OEA sobre el régimen de Maduro.

Reacciones internacionales

El vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, manifestó la profunda preocupación de su gobierno por el proceso electoral en Nicaragua, debido a la falta de reformas que garanticen una votación libre y competitiva tal como lo ha pedido la comunidad internacional incluyendo la OEA, la Unión Europea y las Naciones Unidas.

“El martes 4 de mayo, la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó una legislación que negará al pueblo de Nicaragua unas elecciones genuinamente libres y justas. Las medidas electorales, que van en contra de las solicitadas en la resolución de la Asamblea General de la OEA de octubre de 2020, no prevén la presentación de informes de resultados oportuna y transparente ni la observación independiente de elecciones nacionales o internacionales. También codifican nuevos motivos preocupantes para excluir a los candidatos de la participación y otorgan a la Policía Nacional de Nicaragua el poder de prohibir las reuniones del partido y los eventos de campaña. Por separado, la Asamblea Nacional también aprobó magistrados para el órgano de control electoral, el Consejo Supremo Electoral, todos los cuales son fieles leales al presidente Ortega”, describió Price.

Puede interesarle: Nicaragua en la encrucijada: elecciones o fraude

Además, “con estas acciones, así como la continua represión de los derechos humanos, el presidente Ortega y sus partidarios están señalando un inquietante desprecio por la voluntad del pueblo nicaragüense y los compromisos de Nicaragua en virtud de la Carta Democrática Interamericana”.

“Estados Unidos continuará utilizando las herramientas diplomáticas y económicas a nuestra disposición para apoyar los llamados de los nicaragüenses a la democracia, la justicia y elecciones libres y justas”, manifestó Price.

Por su parte, Peter Stano, vocero para asuntos internacionales y políticas de seguridad de la Unión Europa, por medio de un comunicado de prensa manifestó que “toma nota” de la reforma de la ley electoral y el nombramiento de los nuevos magistrados del Consejo Supremo Electoral.

“Desafortunadamente, ambos no cumplen con las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la UE de 2011 y las recientes resoluciones de la OEA y del Consejo de Derechos Humanos. Estas decisiones no son el resultado del diálogo entre el gobierno y los grupos de oposición, que la UE ha pedido repetidamente. Constituyen un paso más hacia una solución inclusiva, democrática y pacífica a la actual crisis política en Nicaragua”, sostiene Stano.

El vocero agrega que “la UE seguirá aplicando una política de compromiso constructivo y crítico con las autoridades nicaragüenses y utilizará todos sus instrumentos relevantes para apoyar el estado de derecho y unas elecciones creíbles, inclusivas y transparentes en noviembre de este año”.