Nicaragua, Régimen autoritario, democracia

Régimen de Nicaragua rompió con el modelo democrático, revelan índices internacionales

Índices de Democracia equiparán al régimen de Ortega con el de Cuba y Venezuela por tercer año consecutivo.  Experto Miguel Ángel Lara Otaola explica a Expediente Público por qué Nicaragua ya no es considerada más una democracia, según el criterio internacional. 


Expediente Público

Desde 2018 Nicaragua es calificada como una nación de régimen autoritario por la Unidad de Inteligencia de la publicación británica The Economist, en el Índice de Democracia 2020. En América Latina solo Cuba y Venezuela tienen indicadores menores que Nicaragua, cuya nota total en el último reporte presentado en febrero de 2021 es de apenas 3.6 en una escala de 1 a 10.

A nivel global la pandemia llevó a gran parte del mundo a reducir sus estándares de institucionalidad y planteó importantes dilemas sobre cómo debían respetarse las libertades al tiempo que se salvaban vidas y se contenía el virus, resume el Índice de Democracia 2020.

En Centroamérica con toques de queda, cuarentenas estrictas e incluso prisión por salir en el confinamiento, el Covid-19 reforzó e incluso justificó a los regímenes que ya mostraban tendencias híbridas como Guatemala, El Salvador y Honduras o autoritarias como Nicaragua, advierte The Economist.

Lea también: Nicaragua, Honduras y El Salvador en caída libre en corrupción e impunidad

El índice califica múltiples variaciones relacionadas a procesos electorales y pluralismo, libertades civiles, funcionamiento del gobierno, participación y cultura política. Mediante una consulta de sesenta preguntas a expertos locales o regionales, cada país recibe calificaciones en estas categorías. Encuestas de opinión pública son usadas para triangular o complementar estos resultados.

Miguel Ángel Lara Otaola, experto en evaluación de democracia del Instituto para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA, por sus siglas en inglés) con sede en Suecia, explicó a Expediente Público que efectivamente “la pandemia vino a acentuar las características de nuestros regímenes”.

“Los países que han superado en mayor medida la pandemia iniciaron más fuerte en términos institucionales y de recursos, lo podemos ver en Japón, Australia, Nueva Zelanda y Singapur. La pandemia llegó a nuestros países en una situación de debilidad”, afirmó.

Lara trabajó en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), proyectos de integridad electoral de las universidades de Sidney y Harvard, actualmente es el especialista principal para la evaluación de la democracia de IDEA, organización que elabora el Índice Global del Estado de la Democracia, en el cual Nicaragua aparece como un Estado híbrido desde 2016, al igual que Bolivia, con Cuba y Venezuela con gobiernos autoritarios. Mientras el resto de la región se califican como democracias de bajo, medio o alto desempeño.

“Llega la pandemia y las medidas refuerzan o confirmar la calidad de la democracia que vivíamos. En IDEA tenemos un monitoreo global de Covid-19 que registran las medidas de todos los gobiernos, estas se van clasificando, unas son neutras, otras son riesgos potenciales y otras de riesgo. El único que no tiene medida de riesgo es Costa Rica. Guatemala y Honduras tienen 2, El Salvador tiene 4, finalmente Nicaragua tiene 6 atributos de la democracia por lo que pusimos una llamada de alerta”, explicó Lara. IDEA tiene 16 indicadores en su monitoreo del Covid-19.

“Creo que, ante cualquier desastre natural o humano, recordemos los dos huracanes en Nicaragua y Honduras en 2020, con pandemia o no, los regímenes autoritarios van a buscar ocultar la información, limitar las libertades, a la oposición o a la sociedad civil”, agregó.

Lea más: Pandemia pone a prueba frágil democracia y débiles instituciones en Centroamérica

Lara también señaló a Expediente Público que la pandemia se usa como excusa a veces para limitar ciertas libertades de la ciudadanía, como en Guatemala donde detuvieron en enero del 2021 a una caravana que escapaban de los desastres derivados de los huracanes y la violencia, se reprimió y luego se usó la pandemia para disculpar la prohibición a la movilidad de las personas migrantes.

Autoritarismo no necesitó confinamiento

Lara precisa que las medidas restrictivas durante la pandemia no necesariamente están en conflicto con la democracia, por ejemplo, limitar horarios, movilidad o el confinamiento. Pero no solo se toma en cuenta estas medidas para evaluar a los sistemas, por eso pese a la falta de medidas restrictivas en Nicaragua durante la pandemia, el régimen de Daniel Ortega mantiene su calificación baja por otras acciones. El caso de los médicos despedidos por denunciar la falta de estrategia para lidiar con la el Covid-19, además, es muy probable que el número de casos y fallecidos sea mayor de lo reportado, también hay casos de periodistas vigilados por las fuerzas de seguridad, otros atacados por el gobierno o atacados por dar cobertura a esta crisis.

Por otra parte, con la Ley Especial de Ciberdelitos, aprobada en octubre del 2020, en el artículo 30 establece que cualquier persona que transmita información que cause alarma o zozobra puede ser encarcelada y esto involucraría incluso la información sobre el coronavirus.

Lea además: Régimen de Nicaragua sigue libreto del autoritarismo mundial contra las organizaciones de la sociedad civil

IDEA califica a Nicaragua con notas bajas de tendencia autoritaria en la mayoría de sus 29 aspectos de medición, entre ellos, derechos ciudadanos, libertad de expresión, acceso a la justicia y derechos fundamentales.

El denominado Triángulo del Norte de Centroamérica es calificado en cambio como democracias con bajo desempeño, mientras Costa Rica y Panamá como democracias de desempeño medio, según la actualización del indicador de IDEA del 21 de febrero 2021.

Nicaragua tiene un buen puntaje en el sufragio inclusivo, así como desempeño medio en áreas como la inversión social, la integridad de medios y la participación electoral.

Nicaragua dejó de ser una democracia con Ortega

Sin embargo, pese a la clasificación híbrida en el indicador global, a juicio de Lara. “Nicaragua es el único país en Centroamérica al que ya no podemos clasificar como democracia, esto tiene que ver con el ascenso de Daniel Ortega al poder y sus sucesivas reelecciones. Para las elecciones de 2021 llegamos a una situación complicada con tres leyes: la Ley del Ciberdelitos, Ley de Agentes Extranjeros y la Ley de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, la Soberanía y Autodeterminación para la Paz…, son medidas que se están usando para que se llegue a las elecciones sin posibilidades reales de competencia y Ortega consolide su cuarto mandato”, indicó.

Puede leer: Represión e impunidad, los métodos de tres dictaduras: Cuba, Venezuela y Nicaragua

Ortega volvió a la Presidencia de Nicaragua en 2007 y se ha mantenido en el poder por medio de la cooptación de poderes e instituciones estatales que han actuado a su favor. A partir de 2018, con las protestas ciudadanas en su contra, las restricciones a derechos ciudadanos y la represión contra opositores se han recrudecido.

“Tenemos tres tipos de sistemas en IDEA: democracias, regímenes híbridos y autoritarios. Nuestra evaluación va del cero al uno”, refirió el especialista principal en evaluación de la democracia.

Para calificar una democracia, IDEA tiene dos indicadores, uno es tener más de 0.35 puntos o 35% como “gobierno representativo”, es decir, que exista el sufragio inclusivo, que la mayor parte de la población o mayores de 18 años puedan votar, que los partidos sean libres, que las elecciones sean limpias y que tu gobierno sea popularmente electo, el otro indicador son las elecciones mínimamente competitivas.

Lara agregó que un régimen híbrido, mantiene más de 35%, pero no tiene elecciones competitivas. “Lo hemos visto en el caso de Nicaragua, (los opositores) no tienen los recursos ni condiciones para participar en igualdad contra Ortega porque no tienen acceso a medios de comunicación, no tienen recursos, sus líderes están acosados o apresados, no tienen acceso a redes sociales, la ley está contra de ellos y no pueden hacer coaliciones, porque los falles de la Corte Suprema les son adversos”.

En los casos de Centroamérica, según IDEAS, hay democracias de desempleo medio y alto como Costa Rica y Panamá, también democracias débiles como El Salvador y Guatemala, “o con más problemas como Honduras y Nicaragua, que ya dejó de ser una democracia”, enfatizó Lara.

Podría interesarle: El Salvador: Bukele, usando la democracia para destruir la democracia