Unión Europea Nicaragua

Parlamento Europeo pide sanciones directas a régimen Ortega-Murillo

*Eurocámara aprobó una resolución con una mayoría abrumadora (629 votos de 705 diputados), que pide a países miembros establecer sanciones contra el propio presidente Ortega y su círculo íntimo.

**En el debate está la expulsión de Nicaragua del acuerdo comercial con Europa, pero hay temor por crisis humanitaria.

***Resolución abre espacio para visados de emergencia y solicitudes de refugio a nicaragüenses perseguidos por razones políticas en las embajadas del bloque.


Expediente Público

El Consejo de la Unión Europea (UE) apenas ha sancionado a seis funcionarios nicaragüenses en el marco de la crisis iniciada en abril de 2018, pero la más reciente resolución de la Eurocámara de este 8 de julio de 2021 insta a ampliar esta lista e incluso recomienda dos cargos específicos a ser incluidos: el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.

El artículo 11 de la resolución “pide al Consejo y a los Estados miembros que amplíen rápidamente la lista de personas y entidades que deben ser objeto de sanciones, incluidos el presidente y la vicepresidenta de Nicaragua y su círculo de allegados, velando especialmente porque no resulte perjudicado el pueblo nicaragüense”.

El Consejo de la UE está formado por los presidentes o primeros ministros del bloque, quienes sancionaron el 4 de mayo de 2020 al jefe de la Policía Francisco Díaz, a la exministra de Salud Sonia Castro, al secretario personal del presidente Néstor Moncada y a los comisionados policiales Ramón Avellán, Justo Pastor Pérez y Luis Pérez. La próxima cumbre será el 21 y 22 de octubre de 2021.

Lea más: Persecución política en Nicaragua acelera sanciones del congreso de Estados Unidos

Acuerdo de Asociación en la mira

La resolución hace nuevamente énfasis en activar la cláusula democrática del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Centroamérica, como ocurrió en la resolución del 8 de octubre de 2020.

Explícitamente el artículo 4.1 del dictamen aprobado por Nicaragua en 2012 indica que “entre las cláusulas políticas que persiguen diversos objetivos de política exterior revisten especial importancia los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho”.

La nueva resolución del Parlamento Europeo, la quinta desde 2018, expresa que “Nicaragua debe respetar y consolidar los principios del Estado de Derecho, la democracia y los derechos humanos, y reitera su llamamiento para que, ante las circunstancias actuales, se active la cláusula democrática del Acuerdo de Asociación”.

Durante el debate previo a la aprobación realizado en el plenario en Estrasburgo, Francia, al menos cinco eurodiputados se manifestaron favorables a expulsar a Nicaragua del acuerdo comercial firmado entre ambos bloques en 2012. Una de ellas es la representante checa Dita Charanzová, quien expresó que “al contrario de Venezuela, la UE si tiene un acuerdo de asociación con Nicaragua”.

No es la primera vez que los eurodiputados piden activar la cláusula democrática en el acuerdo, pero dentro del bloque existe preocupación que esto afectará más a la población. Uno de los críticos a esta opción es el Alto Representante para Asuntos Externos y Política de Seguridad del Parlamento Europeo, Josep Borrell.

La resolución “subraya la necesidad de mantener y garantizar que la ayuda de la Unión a las organizaciones de la sociedad civil, los defensores de los derechos humanos y el pueblo de Nicaragua a través de los programas humanitarios y de desarrollo de la Unión, entre otros, llegue a sus verdaderos beneficiarios y no al Gobierno y a las autoridades, con el fin de mitigar el impacto de la COVID19 y de la actual represión gubernamental e impedir que esta crisis se convierta en una crisis humanitaria”.

La decisión sobre Nicaragua del Parlamento Europeo fue aprobada con 629 votos a favor, 19 en contra y 40 abstenciones, anunció la Eurocámara al cierre de la sesión plenaria.

Puede interesarle: EE. UU.: sanciones terminan con retorno a democracia y respeto a derechos humanos

Al conocerse el resultado de la votación, el eurodiputado español José Ramón Bauzá escribió en su cuenta de Twitter: “Vamos Nicaragua, el Parlamento Europeo condena rotundamente los crímenes de Ortega y Rosario Murillo y exige que se les sancione de inmediato. Esta victoria pertenece a los miles de nicaragüenses valientes que cada día plantáis cara al régimen. No os quepa duda: se van”.

Visas de emergencia y refugio en embajadas

El artículo 13 de la resolución pide a la Delegación de la Unión Europea en Nicaragua y a los Estados miembros que, cuando proceda, faciliten la expedición de visados de emergencia y proporcionen refugio temporal por motivos políticos en los países del bloque.

También pide a sus diplomáticos que supervisen de cerca la situación sobre el terreno a través de sus representantes y embajadas en Nicaragua, inclusive mediante la supervisión de juicios y visitando a críticos y líderes de la oposición en prisión o bajo arresto domiciliario.

Elecciones y presos políticos

La Eurocámara consideró que las autoridades nicaragüenses deben modificar inmediatamente la ley electoral de conformidad con los parámetros internacionales solicitados por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los diputados europeos también instaron a que las autoridades de Nicaragua nombren a personas imparciales en las distintas estructuras electorales, restablezcan el estatuto jurídico de los partidos a los que se privó de él, respeten el derecho de los nicaragüenses a elegir y ser elegidos y garanticen la presencia sin restricciones de órganos nacionales e internacionales de observación electoral.

Los parlamentarios además pidieron la liberación de los presos políticos, que se levante el estado de sitio de facto, el retorno seguro de los exiliados y que deroguen las leyes punitivas contra los derechos y libertades de los opositores. Son más de 120 presos políticos en el contexto de la represión desde el 2018, entre ellos están los 26 detenidos desde finales de mayo y el 5 de julio donde están seis precandidatos presidenciales, empresarios, líderes opositores, campesinos y periodistas.

Puede leer: El rechazo de observación internacional en Nicaragua, siembra dudas sobre transparencia electoral

Lista negra del GAFI

La resolución recordó que desde octubre de 2020 Nicaragua está en la lista negra del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), por eso pide que establezca la coordinación necesaria con la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos “con el fin de garantizar la seguridad financiera internacional frente a las operaciones ilícitas del régimen Ortega-Murillo y sus colaboradores, así como sus relaciones comerciales y activos en diversos países europeos”.

Estrategia multilateral

La Conferencia de Presidentes fue orientada a enviar una misión de investigación a Nicaragua, mientras la delegación europea tiene la solicitud de evaluar la situación política y de los derechos humanos con los otros países Centroamericanos.

A la vez hace un llamado a activar mecanismos internacionales de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos e incluso del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

El debate

Borrell explicaba al introducir la resolución el 6 de julio que “Ortega se siente seguro para detener a líderes populares sin que haya manifestaciones porque ha extendido un clima de miedo y frustración”.

“Tengo aquí la lista de los encarcelados que incluyen a precandidatos presidenciales, líderes históricos sandinistas, empresarios, periodistas, que ilustra la magnitud de esta última ola represiva, una ola que no cesa”, dijo.

El eurodiputado español Leopoldo López Gil manifestó durante la discusión en la Eurocámara sobre la situación en Nicaragua que Ortega le tema a la libertad y la democracia. Ha creado leyes “aberrantes” y convertido las elecciones de noviembre en una farsa”.

Lea además: Los usos de las sanciones en la política exterior: Elecciones de Nicaragua 2021

“No es injerencia en asuntos internos, Ortega debe cumplir con sus obligaciones internacionales. Europa debe tomar acciones inmediatas y sancionar a los perpetradores de estos crímenes, comenzando desde el propio Daniel Ortega y su mujer Rosario Murillo”, sostuvo López Gil.

“Toda esta ola represiva autoritaria no es síntoma de fortaleza, sino de la debilidad de Ortega”, dijo el eurodiputado español Javier López, reclamando que se termine la campaña de terror y que se amplíen sanciones poniendo como horizonte una verdadera elección y la diplomacia.

La eurodiputada Soraya Rodríguez señaló que Ortega dice estar acostumbrado a que le llamen de todo, pero no está acostumbrado, como todos los dictadores a que “desmontemos el tinglado de corrupción económica que sustenta su régimen autoritario”.