ProyectoPGR2021POrtada

Pandemia y recesión obligan al régimen de Nicaragua a proponer un Presupuesto 2021 “ajustado”

Sin informar los estragos de la pandemia y la recesión económica en las finanzas públicas en el presente año, el régimen de Daniel Ortega propuso un Presupuesto General de la República (PGR) para el 2021 bastante ajustado.

El techo del gasto público será de C$81,528.8 millones de córdobas (unos US$2,349 millones), que es apenas un aumento de 0.78% con respecto al PGR aprobado en 2020, según el análisis de Expediente Público a un balance general de la propuesta a la que accedió, y los informes presupuestarios del año en curso.

Por su parte, el régimen prevé obtener ingresos totales por C$80,671.2 millones (alrededor de US$2,324.8 millones), que significarían un incremento del 1.86% respecto a lo que se aprobó recaudar en 2020.

Haga click sobre los gráficos para ver datos

La propuesta del PGR 2021 la presentó el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, en la Primera Secretaria del Poder Legislativo, el 15 de octubre, que es la fecha límite establecida en la Ley del Administración Financiera y del Régimen Presupuestario (550) para hacerlo.

Lea: Nicaragua retrocede más en rendición de cuentas del presupuesto nacional

“Queremos resaltar (que) estamos con un presupuesto equilibrado entre gastos y egresos que nos garantiza, que estamos contribuyendo al otro pilar que es la estabilidad”, declaró el ministro Acosta, quien está sancionado por corrupción por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Enllavan documento de la propuesta

Hasta el lunes 19 de octubre, el libro del Proyecto de PGR 2021 no está accesible a los ciudadanos en la página web del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP) ni en la del Legislativo. Tampoco se le ha entregado una copia impresa o en digital a los diputados, confirmó este medio de comunicación.

El ministro Acosta fue citado a exponer la iniciativa de la Ley del PGR 2021 en la Asamblea Legislativa de Nicaragua, el 22 de octubre y será hasta entonces que el documento esté disponible para la población.

La versión del Ministerio de Hacienda es que en inversión pública serán más de 25,000 millones de córdobas (US$720.5 millones), entre proyectos en infraestructura vial, agua y saneamiento, energía eléctrica, salud y educación.

Lea: El millonario presupuesto del Estado para comprar combustible y lubricantes

Expediente Público obtuvo un balance global de la propuesta presupuestaria, que determina que en el 2021 los gastos más afectados serán los de la inversión directa al reducirse en 5.11% respecto a lo aprobado en 2020. Se planifica un gasto de capital de C$16,351.2 millones (unos US$472 millones).

Mientras que el gasto corriente (salarios y burocracia administrativa) se protege con un aumento del 2.37% en el PGR 2021, en relación al 2020. El monto total en este rubro es de C$65,177.55 millones (unos US$ 1,878.3 millones).

Haga click sobre los gráficos para ver datos

De esta forma, el régimen sigue priorizando sostener el aparato estatal, a pesar de la recesión económica que lastra Nicaragua como consecuencia de la crisis política y social, que se ha profundizado en el 2020 por la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19.

Nicaragua registra tres años consecutivos de recesión, debido a las violaciones a los derechos humanos de las fuerzas policías y paramilitares en contra de las manifestaciones sociales, iniciadas en abril del 2018, y que han sido documentadas por Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ministro con números optimistas

El presidente Ortega mantiene a Iván Acosta al frente del Ministerio de Hacienda, pero debido a la sanción contra el funcionario por parte de Estados Unidos, se le retiró las funciones administrativas. También se anuló el nombramiento de Acosta como representante del Estado de las acciones de la distribuidora de energía eléctrica y de las juntas directivas de la Empresa Nicaragüense de Transmisión Eléctrica (Enatrel) y de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL).

En el 2021, el régimen prevé obtener ingresos totales por C$80,671.2 millones (alrededor de US$2,324.8 millones), que de acuerdo al análisis independiente, significan un incremento del 1.86% con respecto a la recaudación que se presupuestó obtener en 2020.

Tanto el Ministerio de Hacienda y el Banco Central de Nicaragua (BCN) ocultan cuál es el daño de la pandemia en la recaudación de impuestos presupuestados para el año en curso.

En el informe “Estado de la economía nicaragüense y perspectivas a octubre 2020”, presentado el pasado jueves 15 de octubre por el BCN, se admite que “la reducción de la actividad económica afectó consecuentemente la recaudación tributaria”, pero que en los “últimos meses se observa una tendencia hacia la recuperación”.

Haga click sobre los gráficos para ver datos

Se han calculado en el PGR 2021 ingresos tributarios por C$75,101.4 millones (unos US$2,164 millones), que según el ministro Acosta es un crecimiento del 6.5% en relación al presente año. Pero ese incremento porcentual solo tendría explicación, en que el Ministerio de Hacienda hizo las proyecciones con los números que ya dispone de cuánto será la caída final de la recaudación en el 2020. Números que no revelan.

Los cálculos de Expediente Público difieren del optimismo de Acosta, porque se basan en los datos globales de la propuesta presentada para el 2021 y en el PGR 2020 vigente.

El análisis independiente proyecta que los ingresos aumenten 2.11%, mientras que las ventas de bienes y servicios de entidades del Gobierno Central disminuirán 9.77%.

Está pendiente que el Ministerio de Hacienda informe si presentará una reforma al Presupuesto del 2020, para sincerarlo con la contracción que experimenta la economía del país como resultado de la pandemia y la inestabilidad social y política.

Haga click sobre los gráficos para ver datos

BCN se aferra a caía de -4.5 %

En tanto, el Banco Central mantiene su proyección de que el Producto Interno Bruto (PIB) de 2020 decrecerá 4.5%, alentado en que el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que la economía global tenga resultados “menos negativos”, de los que pronosticó durante los meses de inicio de la pandemia del COVID-19.

El FMI proyectó en junio pasado una caída global de 5.2%, pero en la actualización de octubre se espera que la contracción sea en 4.4%.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) también presentó nuevas estimaciones de que el PIB caerá 5.0% al finalizar el año, cuando se había proyectado que el hundimiento económico andaría en un rango de entre -6.5% y -13.7%.

Escucha”Presupuesto de Nicaragua 2021 ajustado debido a pandemia y recesión” en Spreaker.

En el informe “Estado de la economía nicaragüense y perspectivas a octubre 2020”, las autoridades del BCN son optimistas en cuanto a que los estragos de la pandemia en la economía nicaragüense serán menos drásticos de las previstas por los organismos internacionales.

“Durante el primer trimestre, la economía mantuvo la trayectoria de estabilización y recuperación que se venía observando desde mediados de 2019”, según el informe del ente rector de la actividad monetaria.

El PIB del primer trimestre del año mostró un crecimiento de 1.7%, pero a partir de marzo, cuando el país empezó a reportar los embates de la pandemia del COVID-19, “se registró una reducción interanual de 7.9%”. Las actividades afectadas principalmente son las relacionadas al sector turístico como hoteles y restaurantes, así como de servicios en general.

Haga click sobre los gráficos para ver datos. Seleccionar una o varias actividades

Pero a partir de junio, el BCN registran “señales económicas de recuperación”, debido al comportamiento positivo de las exportaciones de mercancías, los depósitos bancarios y las reservas internacionales, principalmente.

El régimen de Ortega apuesta a que en el 2021 se regrese “a las sendas del crecimiento” económico. Se sigue con el optimismo a pesar de que organismos internacionales, como el FMI, mantienen que en Nicaragua no habrá recuperación, si no una caída del PIB del 1%, prolongándose la recesión por cuarto año consecutivo.