Nicaragua, Covid-19, pandemia, OPS, #coronavirus

OPS confirmó rebrote de Covid-19 en Nicaragua

*Mientras el Ministerio de Salud (Minsa) reporta un muerto semanalmente, bancos, universidades y empresas confirman contagios masivos y varios fallecidos cada semana.

**Expertos confirman que el manejo de la pandemia por parte del gobierno de Daniel Ortega ha sido completamente ineficiente, tanto en la aplicación de medidas de prevención para mitigar el contagio como en el proceso de vacunación.


Expediente Público

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) aseguró, en una conferencia de prensa sobre Covid-19 realizada el miércoles 8 de septiembre 2021, que en Nicaragua existe un rebrote de dicha enfermedad, hecho que contrasta con la información brindada por fuentes oficialistas.

La institución explicó que “no cuentan con información suficiente para realizar un análisis adecuado de la situación de la pandemia en Nicaragua”, debido a que han intentado comunicarse con el gobierno nicaragüense, pero este “ha restringido y ocultado la información sobre el desarrollo de la epidemia en el país centroamericano”.

A pesar de ello, el doctor Ciro Ugarte, director del Departamento de Emergencias en Salud de la OPS para la Región de las Américas, sostuvo que, según información proporcionada por fuentes no oficiales “existe un incremento de casos y un incremento de fallecidos” en Nicaragua a causa de la pandemia. A su vez mencionó que existe una considerable discrepancia entre los datos y porcentajes proporcionados por fuentes oficiales y los recibidos de fuentes no oficiales.

Lea también: Autoridades reconocen incremento de contagios de Covid-19 en Nicaragua

Colapso de los hospitales

El doctor Eddy Valverde, medico nicaragüense, declaró a Expediente Público que la situación en los hospitales de todo el territorio nicaragüense es preocupante, ya que se encuentran sufriendo de una saturación de pacientes contagiados con Covid-19.

“La cantidad de camas en cuidados intensivos disponible para pacientes con Covid prácticamente ya está llegando a su límite. Los niveles de hospitalización también. ¿Eso en qué se traduce? Se traduce en mayor mortalidad, porque cuando usted tiene un hospital saturado a su capacidad, el personal se agota”, detalló el experto.

El medico explicó que esta situación desemboca en un personal sanitario desgastado, físicamente cansado y que también corre un alto nivel de probabilidad de contagio. Sumando a esto, está la escasez de los medios necesarios para realizar un diagnóstico y de los medicamentos indispensables para tratar la condición, lo que aumenta la probabilidad de que los pacientes en un estado grave, fallezcan.

“En términos sencillos, no es lo mismo que un hospital de Managua (la capital) tenga dos o tres pacientes de Covid grave a que tenga 20 o 30 pacientes grave. El manejo de un paciente Covid grave requiere el doble o algunas veces el triple de personal que requeriría, por ejemplo, el tratamiento de una persona grave por otra condición”, explicó Valverde.

Los motivos tras el rebrote

Según informó la OPS, existe una posibilidad de que el bajo porcentaje de vacunación haya provocado la intensificación del rebrote en Nicaragua. La organización comunicó que Nicaragua es, junto a Guatemala uno de los únicos países en el continente americano que cuenta con un porcentaje de vacunación menor al 10%.

El doctor Álvaro Ramírez, medico epidemiólogo nicaragüense, refirió a Expediente Público que Nicaragua no es un caso aislado en el aumento de contagios, pero que, el bajo nivel de vacunación incrementa la tasa de mortalidad.

Ramírez explicó que el manejo del proceso de vacunación ha sido totalmente ineficiente y tomado con un perfil político y comercial para la campaña de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes buscan su reelección en los comicios de noviembre del 2021.

“Se han priorizado grupos afines al Gobierno, se han fotografiado a líderes opositores para tratar de sacar la mayor ventaja política y publicitaria posible y se han concentrado las vacunaciones en hospitales públicos, haciendo que la gente haga grandes filas para que la población mire como que se está vacunando”, afirmó.

El epidemiólogo aseguró que esta imagen de un proceso de vacunación contra el coronavirus bien administrado es irreal, y que, si realmente estuviera ocurriendo, las vacunas tendrían que estar disponibles en todos los centros de salud del país centroamericano, y no solamente en ciertos lugares para “lograr la foto de publicidad electoral que están tratando de obtener”.

Lea además: Régimen de Nicaragua busca silenciar toda crítica médica sobre Covid-19

Ocultamiento de la información

Ramírez refirió que es incuestionable la existencia de deficiencias en el manejo de la información por parte del Gobierno nicaragüese, que busca ocultar las cifras reales respecto a los casos reales de contagiados y fallecidos.

“Evidentemente se ve una manipulación intencionada de los reportes semanales del Gobierno a los organismos internacionales, ya que el Gobierno tiene la intención de mostrar una sensación de normalidad, que esto no es una realidad, que no estamos sufriendo, que la gente no se está muriendo y entonces han optado por esconder la información intencionalmente”, apuntó.

Esta opinión no dista demasiado de la proporcionada por Valverde, quien indico que, sin duda, el fin de restringir la información es meramente político: “La permanencia de los señores Ortega-Murillo en el poder es el principal propósito de la dictadura, de tal manera que ellos no quieren reconocer que el manejo de la pandemia ha sido desastroso, no quiere desnudarse a la realidad de que el manejo ha sido un fracaso completo para la administración del señor Ortega”.

Lea además: Sandinistas celebran aniversario con actividades colectivas en pleno rebrote de Covid-19 en Nicaragua

Una situación similar ha ocurrido con las actualizaciones sobre la detección de cepas variantes del virus. El doctor Jairo Andrés Méndez Rico, asesor Regional de Enfermedades Virales del departamento de Emergencias en Salud de la OPS, comunicó que dicha organización ha enviado los insumos y reactivos necesarios para la detección y el control de variantes de preocupación del Covid-19, pero hasta el momento “aún no cuentan con información sobre la detección de variantes de interés o preocupación en el país centroamericano”.

Comunicados de instituciones contradicen al Minsa

En su reporte semanal, correspondiente al 7 de septiembre, el Ministerio de Salud de Nicaragua reportó solo una persona fallecida por la pandemia, manteniendo así “congelado” el número de víctimas del virus, aunque esa política de minimizar el impacto es insostenible por los informes de médicos de los hospitales públicas y privados sobre que están saturados de pacientes.

Las cifras oficiales las desmienten también los comunicados de universidades, colegios privados, empresas y centros bancarios lamentando el fallecimiento de profesores y colaboradores en el contexto de la pandemia, así como instar a la población a reforzar las medidas de prevención para evitar contagiarse.

Ahora bien, resulta indispensable mencionar el comunicado interno del Banco Lafise que fue publicado el pasado 6 de septiembre y que informó el fallecimiento de cuatro de sus trabajadores en un periodo de 48 horas en el contexto de la pandemia, Agregando también la nota de prensa del 30 de agosto del 2021 en la que Monseñor Rolando José Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, (al norte del país centroamericano) confirmó el fallecimiento de “más de una decena de sacerdotes de la Provincia Eclesiástica de Nicaragua” en las últimas dos semanas debido al Covid-19.

Esto en correspondencia a lo dicho por el obispo Álvarez en la homilía de su programa “Pastoreo, Comunicación y Oración” del 19 de agosto del 2021, en el que explicó que la pandemia está dejando una “tendalada de muertos” y divulgó los nombres de 14 religiosos fallecidos hasta ese momento (19 hasta la fecha de publicación de esta nota).

A su vez, el 22 de agosto del presente año, la Arquidiócesis de Managua, publicó en su cuenta de Facebook, una circular en la que el Cardenal Leopoldo José Brenes invitó a la población a “no bajar la guardia en el cumplimiento del protocolo básico” de cuidado para evitar el contagio del Covid 19. El cardenal Brenes contrajo el virus y se mantiene hospitalizado desde el 27 de agosto, aunque la Arquidiócesis informó en sus medios radiales que el cardenal está recuperándose y en los próximos días esperan se reincorpore a sus labores pastorales.

El comunicado también mencionó “que los templos y capillas estarán abiertos en horarios oportunos según la realidad de cada comunidad”. De esta manera la Iglesia católica nicaragüense adoptó medidas para ayudar a frenar el repunte del coronavirus.

Por otra parte, el pasado 8 de septiembre la Universidad Americana (UAM) publicó, en menos de 24 horas, dos notas de duelo lamentando el fallecimiento de dos docentes parte de su grupo de colaboradores. Los estudiantes de este centro de estudio se encuentran, desde el año pasado, recibiendo sus clases de forma virtual.

Las informaciones proporcionadas por estas instituciones difieren totalmente del único fallecido semanal reportado por el Minsa y que, según Valverde, probablemente signifique solo el 1% de casos reales.