adoquines 2

Matecsa: fábrica de adoquines y dinero

I de II entregas

Francisco “Chico” López, el hombre de mayor poder en cuanto a las finanzas del Frente Sandinista, amigo y socio de Daniel Ortega en varios negocios, es el dueño comprobado del Consorcio López Centeno, un grupo de empresas con historial turbio premiadas con un rosario de millonarios contratos públicos que han enriquecido su capital mediante el quebrantamiento de la ley, el tráfico de influencias, la corrupción y el nepotismo. 

Matecsa, una simple fábrica de adoquines, es parte del cartel López Centeno, que en cinco años arrancó 16.2 millones de córdobas en contratos solo en la Alcaldía de Ciudad Sandino. 


Víctor Vala

El 28 de mayo del 2019 la Alcaldía de Ciudad Sandino del departamento de Managua, emitió una invitación a participar en la cotización de 26,184 adoquines y 2,400 bordillos. El pliego señala que la compra sería destinada al revestimiento de una calle de la zona 2 de ese municipio, donde la mayoría de las vías, quizá todas, ya estaban adoquinadas. Lo interesante es que la fecha límite para presentar ofertas era el 29 de mayo a las 10:00 de la mañana. Evidentemente el tiempo era insuficiente para presentar ofertas.

Los contratos fueron adjudicados conjuntamente, según documentación obtenida en el Sistema de Contrataciones Administrativas Electrónica (Siscae), a las empresas Matecsa y Preconisa. No obstante, el acta de adjudicación especifica que el material comprado sería destinado para una calle de la comunidad rural Cuajachillo “hacia la lotificación Bismarck Martínez”, uno de los proyectos habitacionales del régimen Ortega-Murillo que tiene como meta construir 50,000 casas en siete años, de las cuales al menos 20,000 estarían en Managua.

A los contratos les faltan algunas páginas y están en desorden, pero entre sus cláusulas está una garantía del 10% del total pagado a las empresas contratadas. En el caso de Matecsa se especifica una garantía de 100,318.18 córdobas con un plazo de vigencia de 30 días, y con Preconisa ese porcentaje equivale a 21,180 córdobas.

El contrato que beneficia a Matecsa equivale a 1 millón 3 mil 181 córdobas en una sola compra. Mientras que el contrato con Preconisa fue por 211,800 córdobas.


Garantía de más de cien mil córdobas por un contrato millonario entre Matecsa y la Alcaldía de Ciudada Sandino Siscae.

Finalmente, la cláusula vigesimosegunda de ambos contratos establece una estricta confidencialidad de parte de los contratantes y los proveedores, y que “en ningún momento divulgarán a terceros, sin el consentimiento de la otra parte, documentos, datos u otra información que hubiera sido directa o indirectamente proporcionada por la otra parte en conexión con el contrato”. 

En los documentos del año 2019 se descubrió una jugada ilegal que viola el artículo 79 de la Ley 801, la Ley de Contrataciones Administrativas Municipales. Este establece:  

“La Prohibición de Subdividir o Ampliar Contratos. El objeto de la contratación no podrá subdividirse en cuantías menores con el objeto de evadir la aplicación del procedimiento que de conformidad con la Ley le corresponde, en atención al monto de la contratación.”  

En otras palabras, la subdivisión de seis contratos repartidos entre Matecsa y Preconisa es totalmente ilegal.  Estas empresas se dividieron tanto la venta de materiales como el traslado de estos, y en total se encontraron documentos que dan una suma de 2 millones 597 mil 132.54 córdobas en beneficio de Matecsa y 404 mil 363.25 córdobas para Preconisa, únicamente durante el año 2019; negocios directos con la Alcaldía de Ciudad Sandino.  

Lo interesante, sin embargo, no concluye ahí, sino que se lograron descubrir documentos que dan pauta a sospechar que el proyecto habitacional Bismarck Martínez, tal como lo fue el de las Casas para el Pueblo en 2007 y 2008 en que se premió con millonarios contratos a varias empresas de Chico López, como TESA y Tecnosa, también premiará a Matecsa y quizás otras empresas de altos funcionarios sandinistas como lo dicta el precedente de los últimos años.  



Nació la fábrica de dinero 

La revisión de decenas de contratos incompletos entre la Alcaldía de Ciudad Sandino y Matecsa que se obtuvieron en esta investigación, revelaron que el documento constitutivo inscrito en el Registro Público y Mercantil de Managua cita que el martes 27 de mayo de 2008, a las 8:00 a.m., bajo los oficios del notario público Álvaro Ramírez Martínez, -exfuncionario de la Procuraduría General de la República que aparece en transacciones de la Empresa Nicaragüense de Petróleos (Petronic)- fue constituida como sociedad anónima la empresa Mayco-Tecnosa (Matecsa). Según investigaciones del medio digital Confidencial y La Prensa, esta empresa resultó de una fusión de las firmas Mayco (Materiales y Construcción)  empresa estatal productora de adoquines y similares creada en 1996, que presuntamente participó en al menos 22 proyectos personales de Arnoldo Alemán durante su mandato presidencial,- y Tecnosa (Tecnologías y Sistemas S.A.), la empresa insigne del poderoso tesorero del Frente Sandinista y empresario Chico López. 



De acuerdo con las investigaciones de los medios citados anteriormente, el 35% de las acciones de Matecsa le pertenecen a Tecnosa, al menos en el momento en que fue constituida. El restante 65% es propiedad de los trabajadores, pues la empresa originalmente era estatal, y al ser privatizada en 2008 pasó a manos de sus empleados a cambio de que el 35% de las utilidades fueran entregadas al FSLN anualmente. 

Tecnosa es una empresa privada ajena al FSLN, y cuyos 95 trabajadores (socios) protestaron en julio de 2013 tras descubrir una serie de anomalías y una enorme debacle financiero, tal como explicaron entonces a La Prensa. Además, hasta ese momento aún no estaban claros si Tecnosa representaba al Frente Sandinista o a los intereses personales de Chico López y su familia.     

De acuerdo con investigaciones de La Prensa, la sociedad anónima que dio vida a la nueva empresa Matecsa fue formada con un capital inicial de 19 millones de córdobas, de los cuales 13 millones fueron aportados por Mayco, otra empresa de construcción que sucumbió al método quiebra estatal, compra parcial y acciones mayoritarias a empleados que fueron cooptados para venderla en los años siguientes. Los 6 millones restantes fueron puestos por Tecnosa, cuyos dueños son Néstor Horacio, Milagros y Yolanda López Centeno, todos hermanos del poderoso Chico López.  


   

Socios millonarios sin invertir nada

Una investigación de La Prensa publicada en febrero de 2010 menciona que en el acta constitutiva de la empresa Matecsa refleja que se dedicaría a “la elaboración, procesamiento, venta y distribución de productos de concreto y otros materiales y explotación de yacimientos de piedras calizas”. Según dicha investigación Pablo Antonio Hidalgo Lópezsocio de la nueva fusión y gerente de la empresa en representación de los trabajadores, fue designado como representante de Mayco, dando la potestad para suscribir la cancelación de un adeudo que esta empresa había asumido en 2007 a través del ALBA  

La deuda ascendía a 372,408.07 dólares, equivalentes a 6 millones 885 mil 825.21 córdobas (según la tasa de cambio promedio de julio de 2007), la misma cantidad que Tecnosa aportó para el capital inicial que dio vida a Matecsa. 

De este modo, Tecnosa se convirtió en socia de Mayco sin aportar un sólo córdoba para la fusión. Todo sugiere que estos se hicieron cargo de la deuda con Venezuela y así “aportaron” sus 6 millones de córdobas para el capital. No obstante, nunca se encontraron pruebas de que esa deuda haya sido saldada.  

¿Qué dice La Ley?

La Ley 801, Ley de Contrataciones Municipales, en sus artículos 22 y 23 establece que todas las compras de bienes o servicios que realice cualquier alcaldía deberá ser publicada en el Sistema de Contrataciones Administrativas Electrónicas (Siscae), para mantener la transparencia en las compras que realiza el estado con el dinero que pagamos los nicaragüenses.

En el Siscae comenzaron a publicarse los registros de las adquisiciones de las alcaldías del país a partir del año 2007, por tanto, debían estar ahí los documentos de las compras de adoquines que hizo la Alcaldía de Ciudad Sandino desde ese año. Pero en realidad existen registros en el Siscae de esos archivos hasta en el 2013, cuando aparecieron por primera vez en el sistema de contrataciones algunas copias de licitaciones, y un año más tarde, los contratos y adjudicaciones.

Para el desarrollo de esta investigación se ahondó en los registros públicos disponibles en el Siscae. Se revisaron minuciosamente las licitaciones, adjudicaciones y contratos disponibles en dicho portal, se analizaron las procesos de compra y contrataciones que hizo la Alcaldía de Ciudad Sandino, y entre muchas otras anomalías, como la compra de un televisor (Smart TV) de 32” valorado en 100 mil córdobas en el año 2019, o la compra de millonarias cantidades de combustible a una empresa llamada Inversiones Zanzíbar S.A., sancionada en diciembre de 2019 por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, y que según el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, era utilizada para lavar el dinero que genera la Distribuidora Nicaragüense de Petróleos S.A. (DNP), que a su vez era administrada por Rafael Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial y también sancionado por el departamento de Estado.

Se analizó la compra de adoquines, pero sólo estaban disponibles en el sistema 13 pliegos de 6 licitaciones. No se publicaron las adjudicaciones ni los contratos, a pesar de que las compras sí se llevaron a cabo.

En 2013 se compraron 343,083 adoquines, de los cuales 106,716, distribuidos en dos licitaciones no tenían firma ni sello del alcalde sandinista Manuel Pinell Garay o la responsable de la unidad de adquisiciones Jamileth Moreno Vallejos.

También se compraron 4,208 bordillos, y ninguno de los documentos disponibles ese año especificaba los montos presupuestados ni la procedencia del dinero. Es decir, no se sabe cuánto dinero significó para el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) o la Alcaldía de Ciudad Sandino las compras de 2013.

Comienzan a llover millones

En el 2014 se hicieron 15 licitaciones relacionadas a compra de adoquines, de las cuales se publicaron solamente 9 de ellas, todas adjudicaciones dadas a Matecsa. Las 6 restantes estaban incompletas, no había adjudicaciones ni facturas que especificaran montos de dinero ni cantidades a comprar.

Ese año se hizo una compra total de 573,603 adoquines y 3,242 bordillos. 280,416 de estos adoquines se logró comprobar que fueron comprados a Matecsa, incluidos, también 870 bordillos, que suma un total de 2,976,254.49 córdobas distribuidos en 9 adjudicaciones a lo largo de ese año. Las seis compras restantes fueron realizadas, pero los documentos se publicaron incompletos en el Siscae y no se sabe a quién fueron adjudicadas ni la cantidad de dinero que se invirtió.

Dos de ellas fueron proyectos millonarios, y en el pliego de bases se señala la compra de 90,000 y 100,000 unidades de adoquines correspondientes a proyecto del Fondo de Mantenimiento Vial (Fomav). Ambas licitaciones fueron emitidas el mismo día: 26 de marzo.

En 2014 el precio promedio de cada unidad de adoquines fue de 9.92 córdobas.

Justo en ese año se puede comprobar también la primera ilegalidad y violación a la Ley de Contrataciones Municipales, Ley 801, que en pocas palabras dicta que ningún funcionario público puede suscribir contratos con el Estado de Nicaragua, tal como ya se comprobó antes en múltiples investigaciones de Confidencial, La Prensa y el Nuevo Diario, que Chico López hizo en muchas ocasiones, pues este personaje ostentó los cargos de presidente de la junta directiva de Petróleos de Nicaragua (Petronic) y presidente de la Empresa Nicaragüense de Minas (Eniminas).

Violar la ley, cosa de todos los días

La Ley 801 incluso establece en su Art. 75, inciso 4, que no podrán ser oferentes ni suscribir contratos con las Alcaldías y entidades municipales:

“Los parientes hasta el segundo grado de afinidad y tercero de consanguinidad, inclusive los cónyuges o parejas en unión de hecho estable de los funcionarios contemplados por la prohibición en el municipio donde el funcionario ejerce sus funciones.”

También se violenta el Art. 77, que dicta que no podrán participar en ninguna etapa del proceso de licitación aquellos funcionarios públicos que tengan intereses personales, familiares o comerciales. Hay que resaltar que en Matecsa uno de los socios es Tecnosa, una empresa cuyos propietarios son tres de los seis hermanos de Francisco López.

En 2015 se descubrieron varias anomalías que dejaron rastros en el papel a pesar de que apenas fueron realizadas 13 licitaciones adjudicadas a Matecsa a lo largo de todo el año, 7 de las cuales eran compras de adoquines. Se trata de compras fantasmas:

Se registró un total de 154,710 adoquines comprados en ese año, casi todas las compras adjudicadas a Matecsa, excepto una, que al parecer se trata de una compra fantasma de 10,000 unidades de adoquines supuestamente compradas a Ferreteria Jarquín, un negocio situado en el corazón del municipio de Ciudad Sandino que existe desde inicios de los años 90, que ha vendido diversos materiales de construcción, pero jamás productos como bloques o adoquines. Además, el documento que toma el sitio de licitación es una carta dirigida a dicha ferretería.


Cotización por menor cuantía en la que se le pide directamente mediante una carta a un proveedor la cotización por la compra de un servicio que no ofrece. SISCAE

“EL GATO” ENCERRADO DE MATECSA 

Otra de las anormalidades que quedaron evidenciadas en los contratos entre Matecsa y la Alcaldía de Ciudad Sandino a partir de 2015, a los que tuvo acceso esta investigación, es que el ciudadano José Luis García, casado, transportista y habitante de Ciudad Sandino, con número de cédula 001-251173-0030E, es el dueño de una de las empresas de transporte de carga que brindó servicios a la alcaldía de este municipio en los últimos años. 

Su empresa se llama Transportes El Gato. García es el presidente de la junta directiva de Matecsa desde la primera semana de julio de 2013, como lo demuestra una publicación de Confidencial, y el 15 de julio del mismo año denunció públicamente que Chico López pretendía quedarse con el resto de la empresa Matecsa a través de ilegalidades y presiones económicas, para luego retractarse unos días más tarde. 

No obstante, la presencia de este personaje no acaba ahí, sino que sobresale desde entonces.  

Esta investigación descubrió que en el 2015, lo que parece ser el rastro de la supuesta compra de 45,900 adoquines con su respectivo traslado. Esto equivale exactamente a 481,536.90 córdobas en concepto de la compra de adoquines adjudicado a Matecsa, y 91,800 córdobas en concepto del traslado de los mismos, que por supuesto fue designado a Transportes El Gato. 



Las actas de adjudicación CXC-01-71-2015-UA y CXC-01-70-2015-UA, asignadas a Matecsa, fueron emitidas el 13 de febrero y el 3 de marzo de 2015 respectivamente, sin embargo poseen números consecutivos, y la que corresponde al mes de marzo fue sellada con recibido por Administración el 4 de febrero de 2015, un mes antes que fuera adjudicada, y, exactamente 20 días antes de que la licitación se hiciera pública. Ambas compras son por la misma cantidad de adoquines, 45,900 e iban destinadas al mismo sitio y hay una diferencia de 16,371,45 córdobas en sus precios.

Asimismo, ocurrió con el servicio de transporte de dichos adoquines. Las actas de adjudicación son consecutivas, corresponden a los números CXC-01-113-2015-UA y CXC-02-113-2015-UA, son del mismo proyecto y la misma dirección, pero una de las adjudicaciones no especifica la cantidad de adoquines y tiene exactamente el mismo costo: 91,800 córdobas.

Las cuatro adjudicaciones en cuestión tienen firma y sello del entonces alcalde sandinista Manuel Pinell Garay, no hay órdenes de compra ni contratos disponibles, y las cuatro solicitudes de cotización tienen la firma y sello de la licenciada Eslaria Elisseth Munguía, responsable de la unidad de adquisiciones.

En 2015 se tienen registros de licitaciones adjudicadas a Matecsa por un total de 1,579,020. 65 córdobas, y 349,260 córdobas en concepto de traslado de estos materiales asignado a Transportes El Gato.

En 2016 hubo un total de 28 adjudicaciones relativas a compra y traslado de adoquines, 13 de las cuales eran exclusivamente servicio de transporte. De esas compras, cinco le fueron concedidas a la empresa Transportes El Gato, sumando un total de 232,900 córdobas. El resto de adjudicaciones de traslado de materiales fueron concedidas a Transporte Silva Córdoba, cuyo propietario es Juan Bartolomé Silva Córdoba, con número de cédula 041-120482-0001V, y entre los contratos asignados a este personaje también se encontraron anomalías. Por ejemplo, un contrato fechado el 6 de abril de 2016 detalla el traslado de 65,000 unidades de adoquines, mientras el pliego de bases señalaba que la cantidad de unidades a trasladar debía ser 80,800.

En cuanto a compras de adoquines hubo quince adjudicaciones en 2016, de las cuales cinco le fueron concedidas a Matecsa, sumando un total de 1,587,308.92 córdobas. En este caso, una de las órdenes de compra emitidas a favor de la empresa de Chico López no tiene firma ni sello del alcalde o la responsable de adquisiciones, la señora Eslaria Munguía, es decir, que hay una evidente anormalidad. Esa orden de compra señala la cantidad de 264,387.22 córdobas.

A excepción de los datos encontrados en todos los años analizados, desde 2013 hasta la actualidad, el 2017 es el único año en que no se registró una sola compra de adoquines en que estuviera envuelta Mayco-Tecnosa o la empresa de su representante legal, Transportes El Gato, de José Luis García. Hubo un total de 20 adjudicaciones que fueron concedidas a la firma Arenas Nacionales S.A., miembro del Grupo IMISA, cuyas oficinas se ubican en el km 7.8 de la carretera Nueva León, relativamente cerca de las oficinas de Matecsa.

Esta empresa, Arenas Nacionales, S.A. es parte del conglomerado INVERSIONES MINERAS PANAMA, S.A. (IMISA-PANAMA).

Adoquinazo continuó a pesar de insurrección ciudadana 

La rebelión de abril de 2018 no significó pausa alguna para que los millonarios negocios que premiaban cada vez con más dinero a la empresa Matecsa. Por el contrario, este año se contrató nuevamente y actuó como si hubiesen firmado un contrato de exclusividad, que en caso de haberse dado sería totalmente ilegal, puesto que incluso se le adjudicaron contratos de negocios que están totalmente fuera de su rubro comercial, como es el traslado de estos materiales.

En total le fueron pagados casi un millón de córdobas únicamente en traslado de adoquines desde la empresa en que los produjeron hasta el sitio en que se ejecutaban los proyectos de adoquinado. Fueron 19 adjudicaciones totalmente fuera de su rubro, sumando la cifra de 907,621.70 córdobas.

Asimismo, se encontraron registros de 19 contratos, todos incompletos, sumando un total de 6,627,571.4 córdobas en compras de adoquines y bordillos a Matecsa.

La mayor parte fueron licitaciones con muy poco tiempo para que los oferentes presentaran sus ofertas. Igualmente hubo muchos casos en que los precios de adoquines y bordillos fue muy elevado en relación a los años anteriores. Por ejemplo, el costo unitario de un bordillo era de un promedio de 43 a 45 córdobas entre los años 2013 y 2017, mientras que en 2018 el precio de los bordillos era exactamente 86 córdobas. Casi el doble de lo que muestran los registros de años atrás.

Un dato curioso hasta este momento es que 10 licitaciones fueron emitidas exactamente a la misma fecha y hora: 3:20 p.m, del 12 de febrero de 2018. Una evidente anomalía. Todas tienen firma y sello del alcalde Raymundo Flores Gennet.

Siete adjudicaciones más, la mayoría en concepto de traslado de materiales, fueron igualmente concedidas el día 15 de marzo de 2018 a las 3:20 p.m., con la firma y sello del alcalde a una misma empresa: Matecsa. Los contratos están todos incompletos.

A pesar de haber desaparecido del mapa desde 2016, José Luis García, dueño de Transportes El Gato, aún sigue siendo el Representante Legal y Presidente de la Junta Directiva de Matecsa, su firma y sello están presentes en el último contrato firmado entre la Alcaldía de Ciudad Sandino y esta empresa ligada a Chico López en 2019. Al parecer, la jugada sucia para ocultar que la misma persona -García- vende y transporta los adoquines, fue maquillar el negocio del transporte como uno más de los negocios de Matecsa y oficialmente sacar del juego a Transportes El Gato, a pesar de que seguramente era transportados por el mismo negocio.



En resumen, esta investigación encontró que sólo la alcaldía sandinista de Ciudad Sandino le dejó a Matecsa la inmensa suma de 16 millones 274 mil 909.7 córdobas en 5 años de compras ilegales, todo esto repartido en las licitaciones que ganó valiéndose de trucos sucios durante los últimos años.  

El modus operandis del gobierno para premiar a sus socios y fieles seguidores es sencillamente adjudicar sin control ni orden, millonarias cantidades de dinero a través de licitaciones ilegales a empresas constructoras y de materiales como Matecsa y Tecnosa. Todo esto, según dicta el precedente, seguirá sucediendo mientras el régimen Ortega-Murillo siga en el poder y se violen las leyes con total impunidad. 

Los mil negocios turbios de “Chico López”