primera

La crisis social y política de Nicaragua. Un resumen de hallazgos de la encuesta 96-Mayo 2020 de CID-Gallup

Un artículo de “Vamos al Punto” en colaboración con Expediente Público.

De entrada, es importante hacer la siguiente salvedad: cuando las encuestas políticas son realizadas de manera imparcial y con una metodología adecuada, son instrumentos muy útiles para medir estados de opinión, aproximarnos a las realidades y posibilitar la adopción de decisiones. 

Por supuesto, esto no ocurre siempre, pues se conocen casos, aún en países donde estos instrumentos están arraigados, en que las encuestas fallan.   

Esta prevención es todavía mayor en el caso de Nicaragua, donde el ambiente represivo es un disuasivo para que la gente exprese sus libremente sus opiniones políticas a los encuestadores.  

Las empresas más seriaen este ramo han advertido sobre esta limitación, en el caso de Nicaragua.  

Otra prevención que corresponde hacer sobre las encuestas es que reflejan un momento, a manera de retrato; es decir, sus conclusiones no se sostienen a lo largo del tiempo pues las opiniones pueden cambiar de manera significativa ante cambios en el contexto o como producto de la dinámica social.  

Por supuesto, las anteriores advertencias son válidas para empresas serias, y no para los fantoches que contrata el régimen para hacer pasar como encuestas lo que en verdad son medios de propaganda política. 

Con estas prevenciones presentaremos un análisis general sobre la más reciente encuesta realizada en el país por la firma CID Gallup, publicada el 17 de junio de 2020. Vale mencionar que hace más de seis meses que no se publicaban encuestas en Nicaragua. 

Comenzaremos con las conclusiones:

  • Más del 70% de los nicaragüenses rechaza el régimen encabezado por Ortega. Este porcentaje es bastante consistente a lo largo de las diferentes preguntas de la encuesta. En contrapartida, un porcentaje del 23% sigue fiel a Ortega. Son una minoría que actúa como si fuera mayoría. Es un dato relevante que más del 70% expresó una opinión de rechazo, a pesar de las condiciones de represión alrededor de los encuestados. 
  • Si bien la mayoría se opone a Ortega, esa oposición no se traslada en apoyo a las fuerzas opositoras existentes. Es decir, tanto la UNAB, como la Alianza Cívica, el PLC o CxL, reciben porcentajes ínfimos de preferencia por parte de la población, según la encuesta. Ni las viejas organizaciones, ni las nuevas, parecen despertar confianza en la población. Entre todos apuradamente llegan al 12%. Es decir, la gran mayoría de los nicaragüenses sigue demandando una organización política que exprese sus intereses y aspiraciones. 
  • La pandemia pasó a situarse como la principal preocupación de los nicaragüenses. El desempleo y los problemas económicos siguen como problemas apremiantes, pero ahora la pandemia se colocó a la cabeza. 
  • La campaña emprendida por medios de comunicación independientes, las organizaciones cívicas, gremiales y profesionales de la salud en prevención de la pandemia ha sido exitosa por cuando la inmensa mayoría de los nicaragüenses está aplicando las medidas de prevención recomendadas por las organizaciones de la sociedad civil, reprueba las medidas adoptadas por el régimen y ha dado la espalda a su campaña de “normalidad”. 
  • Una inmensa mayoría atribuye gran importancia a las elecciones libres porque podrían cambiar el rumbo del país, sin embargo, también la mayoría no cree que se produzcan elecciones libres pues hay gran desconfianza en el Consejo Supremo Electoral. 

Algunos de los datos que acreditan las conclusiones anteriores son: 

  1. En cuanto al rechazo al régimen


2. En cuanto al respaldo al régimen: 


3. En cuanto a la oposición: A la pregunta sobre preferencias políticas:


4. Específicamente, sobre el tema que más preocupa a los nicaragüenses en el momento actual, que es la pandemia, las principales opiniones que recoge la encuesta son las siguientes:


Es decir, las mentiras del régimen con las cifra no tienen ningún impacto frente a la realidad que vive la gente en su barrio, en su familia o en su municipio.