3 (1)

Incertidumbre y falta de organización electoral en primarias de Honduras

Honduras realiza este 14 de marzo a unas elecciones controversiales, sin una nueva Ley Electoral aprobada, donde el Registro Nacional de las Personas no logró entregar el Documento Nacional de Identificación, sumado a las discrepancias entre los funcionarios del Consejo Nacional Electoral (CNE) y el Registro sobre a quiénes se les permitirá votar.

EXPEDIENTE PÚBLICO


Honduras va a elecciones primarias de los partidos políticos sin ser aprobada la nueva Ley Electoral por falta de consenso entre el Gobierno y las agrupaciones opositoras, quienes decidieron posponer el debate hasta después de marzo.

El proceso se perfila difícil incluso por peleas entre los funcionarios de los órganos electorales, quienes, como se dice popularmente “se tiran la pelota entre ellos”, y nadie acepta su responsabilidad por la falta de planificación del proceso.

El comisionado del Registro Nacional de las Personas (RNP), Rolando Kattan, explicó en un programa de la estación radial de Radio Globo, en la capital Tegucigalpa, los problemas que encuentra en el RNP para entregar el nuevo Documento Nacional de Identificación (DNI).

Lea también: Elecciones primarias en Honduras:¿Ensayo de transparencia o de fraude?

Fallas en el escaneo facial

“Hemos querido hacer una entrega con un sistema muy complejo, cada equipo de personas se encarga de entregar la identidad a la población, con el proceso de autenticar en el sistema la biometría facial, después se entrega la identidad en un sobre sellado, donde solamente viene expuesto el número de serie único de la tarjeta”, detalló Kattan.

La falla en el sistema radica que no funciona el mecanismo para escanear de manera biométrica facial a las personas, de esa manera no podrán entregar el documento de identificación.

“Para que nosotros podamos entregar este documento a la población, esta aplicación debe estar funcionando porque se hace un escaneo del rostro del ciudadano, ya que los sobres no traen los nombres, sino un código el cual lo obtenemos cuando hacemos el escaneo y de esa forma buscamos el sobre y les damos la identificación. Entonces si no tenemos esa aplicación funcionando, no podemos continuar entregando”, explicó Raúl Amador, uno de los supervisores del proyecto Identifícate.

Rolando Kattan comentó que las lecturas biométricas del ciudadano quedan registradas en el sistema como una firma criptográfica, de esa forma saben qué funcionario del RNP entregó la identificación y también queda constancia que las personas se presentaron al lugar para recibir su documentación.

Lea también: Freedom House: Tiranías y regímenes autoritarios han logrado mayor control de ciudadanos

Usarán identificación vieja

El RNP, desde que inició el proceso de distribución del nuevo DNI, explicó que la entrega se iba dar en dos etapas: la primera desde el 10 al 13 de marzo, cuando los ciudadanos iban a recoger su identidad en el centro de votación o distribución asignados por el CNE.

La segunda etapa, expusieron en su comunicado, se iba desarrollar a partir del 16 de marzo. El RNP establecería una ruta de entrega en los 298 municipio de Honduras. Además, se advirtió que todo aquel hondureño que no pudiera obtener el nuevo DNI estaba autorizado para votar con la tarjeta identidad actual.

De todas estas indicaciones, solamente se cumplirá que los hondureños asistan a votar con la tarjeta de identidad vieja, a pesar que realizaron entregas en varias zonas del país.

En un comunicado del 12 de marzo el RNP anunció que, por problemas en el sistema, procedieron a actualizarlo y se vieron obligados a suspender temporalmente la entrega en las zonas que el sistema presenta lentitud, y solamente se le entregará a los nuevos votantes.

Lea además: «Hay mucho en juego» en las elecciones presidenciales de Honduras

“Reanudaremos a la brevedad posible, de forma paulatina y conforme el sistema nos lo facilite. Continuaremos priorizando la entrega del DNI a las personas que no cuentan con su documentación de identidad y a jóvenes que cumplieron 18 años, que ejercerán el sufragio por primera vez”, informó el Registro Nacional.

Por otra parte, el Consejo Nacional Electoral (CNE) publicó un comunicado indicando que todas las personas que se inscribieron el 16 de febrero del 2021, podrán ejercer el voto en el centro de votación asignado con la nueva o vieja identificación.

Además, señaló el comunicado, “todas las personas que se presenten para ejercer su derecho al voto, podrán hacerlo si se encuentran en el Cuaderno de Votación incorporado en la maleta electoral”.

El CNE señaló que en caso que los ciudadanos no se encuentren registrados en el Cuaderno de Votación que va incorporada en la maleta electoral, los partidos Libre, Liberal y Nacional tendrán que identificar a la persona en otro listado adicional de electores, de esa forma podrá ejercer el sufragio.

¿Quiénes no podrán votar?

Las autoridades del Consejo Nacional Electoral recordaron que los nuevos votantes deben presentarse de inmediato al RNP para adquirir el nuevo DNI y poder votar.

Sin embargo, las personas que no lo hagan en el tiempo establecido para adquirir el documento de identificación, no podrán ejercer el sufragio este domingo 14 de marzo. Y para poder votar en las elecciones generales del 28 de noviembre en Honduras, tendrán que inscribirse previamente para obtener la nueva DNI.

El analista Manuel Torres Calderón explicó que el proceso de las elecciones primarias son “las peores organizadas de la última década”, creando una tendencia de involución en los próximos procesos electorales.

“El hecho no es casual, puesto que el país ha venido dando pasos a un mayor autoritarismo y confrontación en lugar de a una mayor democracia y participación. Eso es grave puesto que, en una coyuntura de crisis múltiple, el proceso electoral en lugar de ser una plataforma de propuestas y de acuerdos nacionales, se convierte en una crisis más y de graves consecuencias”, criticó el analista.

Para Torres Calderón, el hecho que las reformas a los órganos electorales se hayan dado solamente de nombre y con carencia de capacidad técnica, más la politización de sus autoridades, ponen en duda la capacidad de legitimar los procesos electorales en Honduras.

Las nominaciones en juego

Según un estudio realizado por el Observatorio del Poder, donde se analizó a los diputados del Congreso Nacional del periodo actual y de anteriores, que buscan la reelección, son 137 diputados y diputadas que buscan la reelección en los comicios primarios.

Gabriel Bonilla, candidato al Congreso Nacional por el Partido Libertad y Refundación (Libre), explicó a Expediente Público que las elecciones primarias son atípicas; a su criterio, la pandemia y el atraso en el proceso de enrolamiento del proyecto Identifícate y el atraso en la elaboración de las maletas electorales, provoca que el proceso sea diferenfe a los demás, pero sobre todo la conformación de los nuevos órganos electorales, en pugna y discrepancia entre ellos.

Bonilla reflexionó que existe un escepticismo por parte del voto no partidario, el cual considera que al ser testigos de los problemas internos de los partidos políticos, posiblemente no saldrá a votar masivamente.

A prueba Tribunal Electoral

A pesar de no tener una Ley Procesal Electoral nueva, los consejeros del Tribunal de Justicia Electoral (TJE), expresaron el jueves 11 de marzo estar listos para resolver las denuncias que se presenten durante el proceso de las elecciones primarias.

Puede interesarle: Un 2021 electoral con pronóstico reservado en Honduras

En la actual Ley Electoral, deben resolver las impugnaciones primero a través de un procedimiento administrativo. El CNE es la primera instancia y luego el TJE. También la ley les da potestad en el artículo 150, de aplicar supletoriamente el Código Procesal Civil para resolver reclamos.

Las elecciones del 2017 fueron las últimas que organizó el desparecido Tribunal Supremo Electoral, pero a raíz del conflicto post electoral de ese mismo año, los políticos hondureños decidieron separarlo entre el Consejo Nacional Electoral y el Tribunal de Justicia Electoral, con el supuesto de un mejor funcionamiento para las elecciones futuras.

Aunque la separación de funciones se llevó acabo, todavía el Congreso Nacional debe aprobar la “nueva Ley Procesal Electoral”, que sirva como normativa para que el Tribunal de Justicia Electoral pueda regir sus funciones administrativas y jurisdiccionales.

Al regir la Ley Electoral “vieja” será el CNE el primer filtro para resolver las impugnaciones presentadas a través de un procedimiento administrativo, posteriormente el Tribunal Justicia Electoral únicamente revisará si el Consejo resuelve conforme a las pruebas y a la normativa legal vigente.

Según el informe de Elecciones primarias del 2017 en Honduras: “Radiografía de una democracia electoral de baja calidad”, realizado por el Centro de estudio para la Democracia (Cespad), explica que las denuncias recogidas por la Unidad Especial contra Delitos Electorales del Ministerio Público, durante las elecciones primarias de ese año, expusieron que las denuncias más comunes que se dieron fueron: traslados a domicilio irregular, daños a la propaganda política, abusos de autoridad y falsificación de documentos electorales.