El millonario presupuesto del Estado para comprar combustibles y lubricantes

La suma de 884.9 millones de córdobas, equivalentes a 28.05 millones de dólares, fue destinada por las 23 principales instituciones del Gobierno de Nicaragua para la compra de combustibles y lubricantes en el 2018, según datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público (MHCP). En un año azotado por la peor crisis sociopolítica que ha enfrentado el país después de la guerra de los 80, eso equivale al 1.1 por ciento del Presupuesto General de la República.

En mayo, junio y los primeros días de julio del 2018, la oposición al gobierno sandinista y como una respuesta a la creciente represión del régimen, bloqueó las principales vías del país, lo que frenó el transporte vehicular. En julio de ese mismo año, los bloqueos fueron eliminados por grupos paramilitares y policías. En ese periodo algunas empresas dejaron de operar y otras trabajaban con horarios irregulares. Managua, que siempre ha sido una burbuja del comercio, a partir de las 6:00 de la tarde era una ciudad muerta, como si fuese un toque de queda establecido por la misma población ante la violencia e inestabilidad que se vivía. 

Sin embargo, mientras los nicaragüenses estaban padeciendo uno de los peores momentos de la historia, las petroleras, incluyendo la Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP) y la estatal Empresa Nicaragüense de Petróleos (PETRONIC), congelaron el precio de los combustibles, pese a que a nivel internacional los derivados habían bajado. La economía empezó a derrumbarse y el consumo de bienes y servicios no fue la excepción. Nicaragua se encuentra actualmente en un período de recesión económica y algunos pronósticos apuntan que la caída del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019 puede andar en el 5 por ciento.

Datos oficiales del MHCP y de la Asamblea Nacional revelan que en 2018 antes de iniciar la crisis sociopolítica, el Gobierno presupuestó un 9.7% más para la compra de combustibles y lubricantes en relación al 2017, y a pesar de la drástica reducción de ingresos que obligó a reformar, en agosto del año pasado, el Presupuesto General de la República, este rubro apenas tuvo una ligera contracción, quedando en un aumento del 5% entre 2017 y 2018

Las instituciones que más destinaron para comprar combustible

Según un análisis de los presupuestos 2017 y 2018 realizado por Expediente Público, en el que se incluyó la revisión de los presupuestos asignados y modificados para el rubro de combustibles y lubricantes, en 23 instituciones del Estado se identificó que las instituciones que más dirigieron recursos para la adquisición de estos productos fueron el Ministerio de Salud (MINSA), Corte Suprema de Justicia, la Policía Nacional y el Ministerio de Defensa.  Lass tres primeras comprometidas seriamente con la represión y la violación a los derechos humanos desde abril del año pasado, advierten múltiples denuncias de organismos nacionales e internacionales de derechos humanos.

El MINSA presupuestó en el 2018 un gasto en combustible y lubricantes de 304 millones de córdobas (9.63 millones de dólares), lo que equivale al 34.5 por ciento del total que se destinó por las 23 instituciones del Estado para la compra de combustibles. Lo curioso es que en el 2018 este órgano fue acusado por los opositores de negar atención a los heridos por la represión del Gobierno y en dos ocasiones los manifestantes detuvieron a dos ambulancias que en vez de trasladar pacientes transportaban armas.  

La segunda institución a la cual se le asignó más recursos para la compra de combustibles, fue al Ministerio de Defensa, con 170.28 millones de córdobas (5.39 millones de dólares), es decir el 19.3 por ciento del presupuesto para este rubro. La tercera con más adquisición de combustibles fue la Corte Suprema de Justicia, a quien se le otorgó 106.55 millones de córdobas (3.37 millones de dólares). Todas las instancias mencionadas superaron a la Policía Nacional, que se convirtió en el brazo represor del Gobierno, y tuvo asignados 76.36 millones de córdobas (2.42 millones de dólares). 

Gráfico 5. Presupuesto para combustible y lubricantes de 23 instituciones estatales.

Pocas instituciones reportan la compra de combustibles

El Plan Anual de Contrataciones (PAC) – es la planificación anual que hacen las instituciones públicas sobre las contrataciones que realizaran en todo un año– de 23 instituciones del Estado proyectaba compras de combustibles y lubricantes en 2018 por 198.88 millones de córdobas (6.3 millones de dólares); estas representan solo el 22.5 por ciento de lo aprobado por el parlamento, es decir, que no se informa del 77.5 por ciento restante de adquisiciones en este rubro.

Por otra parte, la única fuente gubernamental disponible sobre licitaciones y adquisiciones es el portal Nicaragua Compra, y apenas tiene información de 5 instituciones que compraron combustibles y lubricantes: MINSA, Ministerio de la Juventud (MINJUVE), Ministerio de Energía y Minas, Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (MIFIC). Sin embargo, estas instituciones solo reportaron compras de combustibles por 163.85 millones de córdobas (5.19 millones de dólares), equivalentes al 18.5 por ciento de su presupuesto para este rubro. 

Gráfico 6. Reporte de 5 ministerios sobre adquisiciones de combustible y lubricantes.

DNP-PETRONIC vendió más durante la crisis sociopolítica

Los datos obtenidos por Expediente Público del portal Nicaragua Compra revelan que el círculo cercano al FSLN fue el principal proveedor de combustible y lubricantes al Estado en los años 2017 y 2018. DNP-PETRONIC e Inversiones Zanzíbar vendieron en dichos años 103.5 millones de córdobas (3.35 millones de dólares) en combustibles y lubricantes a 23 instituciones del Estado, lo que representa el 37.3% de los 277.6 millones de córdobas (8.9 millones de dólares) de las adquisiciones reportadas en este rubro. 

DNP-PETRONIC vendió en el 2017 a las instituciones del Estado combustible equivalente a 44.11 millones de córdobas, mientras que en el 2018 la venta ascendió a 59.44 millones de córdobas, es decir, un aumento del 35 por ciento, lo que significó 15.3 millones de córdobas más de ingresos en plena crisis. 

Dentro de los principales proveedores de combustibles a estas 23 instituciones se pudieron identificar a otras personas allegadas al partido de Gobierno tales como Harvey Úbeda Rodríguez, exconcejal sandinista de Ciudad Darío, y el señor Ajax Delgado Quintanilla, exdiputado del FSLN.

Gráfica 7. Los cuatro principales proveedores de combustible del Estado.

¿Qué ha pasado en el 2019?

Nicaragua ha entrado en una recesión económica producto de la crisis sociopolítica que atraviesa el país. Esto ha repercutido en la disminución del consumo en todos los sectores de la economía y el mercado de hidrocarburos no ha sido la excepción. 

En el período enero-mayo de 2019 las importanciones de petróleo disminuyeron en un 6.1%. en comparación al mismo período del 2018, y De 5.25 millones de barriles de petróleo, mientras que en el mismo período de 2018 las importaciones sumaron 5.59 millones de barriles, es decir, disminuyeron 6.1% respecto al mismo período de 2018.  las importaciones de combustibles en los primeros cinco meses de 2019 cayeron en un 11% respecto al mismo lapso de 2018. (2.43 millones de barriles).

Las empresas que dominan la importación de hidrocarburos siguen siendo PUMA (49%) y DNP (35%); no obstante, DNP vio reducido su volumen de ventas en un 9.8% respecto a 2018 (DNP importó 1.8 millones de barriles en enero-mayo 2019 en relación a los 2.04 millones del mismo periodo de 2018).

La importación de combustibles ha sido la más afectada. DNP importó un 8.5% menos de combustible y las importaciones de PUMA cayeron hasta un 23.8%

En cuanto a las ventas, el mercado de combustibles sigue siendo dominado por DNP-PETRONIC. No obstante, las ventas totales de combustible son menores a las reportadas en 2018 en un 10.6%; las afectaciones más grandes las ha tenido PUMA al ver reducida sus ventas en un 26.4%, seguido por UNO con un 20.54% menos. DNP-PETRONIC apenas ha reducido sus ventas en un 0.5%.

Esto puede ser explicado porque el principal canal de comercialización del combustible de DNP es a través de clientes directos, es decir, el Estado nicaragüense y la industria. 

Por otra parte, DNP-PETRONIC ha vendido en estaciones de servicio, entre enero y mayo de 2019, un total de 408.3 mil barriles, equivalente al 32.3% del total de sus ventas, esta cifra denota una reducción del 15.3% respecto a lo reportado para el mismo período en 2018. Un factor para esta merma es la campaña ciudadana de boicot de consumo en estas gasolineras asociadas al régimen. 

Por otra parte, aunque DNP no ha participado como proveedor de las 23 instituciones del Estado entre enero y agosto del 2019, el resto de concesionarios de la red DNP-PETRONIC sí lo hace, como Inversiones Zanzíbar, Modesta Castellón, Clara Luz Aráuz, Sonia Corrales Quintanilla y Natividad Santamaría Picado, revelan los datos recopilados por Expediente Público.

Entre enero y agosto del 2019, el exconcejal sandinista Harvey Úbeda Rodríguez, se posicionó como el principal proveedor de combustibles de las instituciones en mención, pese a que solo tiene tres estaciones (dos en Matagalpa y otra en Jinotega). Está registrado como independiente y distribuye el combustible de UNO.

Úbeda ha logrado ventas por 16.4 millones de córdobas en lo que va del 2019. En el 2018 y 2017 solo DNP vendió más combustible que Úbeda a las 23 instituciones del gobierno central: 19 millones de córdobas en 2018 y 11 millones en 2017. En plena crisis socio política y mientras las instituciones del Gobierno se encargaban de secuestrar, asesinar y encarcelar a ciudadanos, Úbeda incrementó sus ventas a estas instituciones en un 66 por ciento. Por su parte, Inversiones Zanzíbar ha vendido al Estado combustibles por 1.01 millones de córdobas.

¿Tienen algún efecto las sanciones sobre DNP? 

DNP sigue siendo el principal importador de combustibles del país, sin embargo, el negocio fue golpeado con la imposición de sanciones a partir de 2018 por parte de Estados Unidos contra: PDVSA, Albanisa, Bancorp y once funcionarios de Ortega, incluido, el tesorero del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y responsable de la ayuda petrolera venezolana, Francisco López. 

Hasta 2018, antes que las sanciones representaran un riesgo para las operaciones de DNP-PETRONIC y que la población empezara una fuerte campaña de boicot de consumo en sus gasolineras como castigo al Gobierno por la represión orquestada por grupos paramilitares y policiales contra las protestas pacíficas, las concesiones correspondían, en su mayoría, a actores vinculados a la familia gobernante, siendo Inversiones Zanzibar el principal beneficiado.

Con las sanciones a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), se pensó en su momento que DNP-PETRONIC estaría fuera del alcance de esas medidas, pero al formar parte del consorcio también terminó siendo afectada. A inicios de enero de 2019, todas las estaciones de servicio de esta marca comenzaron un cambio de imagen, al principio se pensó que se trataba de una venta de acciones de parte de la empresa, pero luego se observó que las gasolineras adoptaron el nombre geográfico del lugar donde están ubicadas: Las Colinas, Larreynaga, La Bolívar, La Centroamérica, además, fueron pintadas con tonos muy llamativos, similares a los que usa el Gobierno en sus actos partidarios. 

En estas gasolineras, según recorrido hecho por Expediente Público, solo aceptan dinero en efectivo porque los bancos no quieren estar vinculados con DNP-PETRONIC, ya que toda relación con los sancionados puede provocar medidas de castigo por parte de Estados Unidos.

La fuente del sector hidrocarburos explicó que, pese a todo, el régimen no quiere soltar el negocio de las petroleras porque le genera muchas ganancias.  

“Para mí todos son los mismos, que le han cambiado los nombres, que le han puesto testaferro; lo que sea, pero no han soltado el control porque todo ese sistema de manejar esas gasolineras le da mucha plata, o le daba mucha plata a la gente del régimen. Y de la misma manera también sé que hay una grandísima presión para las entidades gubernamentales, para las empresas que trabajan cercanamente con el Gobierno, para que compren su combustible en DNP”, sostuvo el entrevistado. Las estaciones DNP-PETRONIC son también señaladas por la población de abastecer a grupos paramilitares progubernamentales que desarticularon las protestas opositoras. 

III PARTE : Millones “fantasmas” en bonos de combustible