Nicaragua, vacunas Covid-19

Enredadas compras en Nicaragua de pruebas Covid-19 y de gripe H1N1

*Gobierno de Daniel Ortega a través del Minsa primero licita compra de reactivos por US$ 5.78 millones, pero en dos semanas redujo más del ciento por ciento la partida, según documentos oficiales.

*A la par de las millonarias adquisiciones de vacunas Covid-19, también licita kits de pruebas de gripe porcina.


Expediente Público

El Ministerio de Salud (Minsa) de Nicaragua presentó un requerimiento de 200 millones de córdobas (US$5.78 millones), para la “compra de reactivos de uso Covid -19 para el Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR)”, según consta en la actualización del 1 de marzo 2021 del plan anual de contrataciones (PAC) publicado en su página web.

Sin embargo, el PAC del sitio web del Estado nicaraguacompra.gob.ni, bajo el rubro “compra de reactivos para el Laboratorio de Biología Molecular del CNDR, utilizados en el procesamiento de muestras para la detección del COVID-19″, aparece el requerimiento del 15 de febrero con un monto de 87.5 millones de córdobas (US$2.5 millones) para la misma contratación simplificada, aunque finalmente fue publicada la convocatoria a los licitantes hasta el 3 de marzo.

La solicitud de oferta de bienes del Minsa que cerró el 8 de marzo de 2021 involucra la compra de 161,000 kits de Invitrogen Superscript III/sistema cuantitativo (reacción en cadena de polimerasa) PCR y 225,000 kits de reactivo para la extracción ARN/diagnóstico de influenza A/H1N1, detalla el documento disponible en el Sistema de Contratación Administrativa Electrónica (Siscae) del Estado de Nicaragua y el portal del Minsa.

Las autoridades del Minsa no han explicado por qué requieren pruebas para detectar los casos de influenza A/H1N1 justo cuando Nicaragua sufre la pandemia del coronavirus. Entre 2009 y 2010, la cepa del virus H1N1 una infección respiratoria a la que se denominó comúnmente gripe porcina, y provoco la primera pandemia de influenza global en 40 años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) cuantificó que 284.000 personas murieron en la oleada de esa pandemia.

Tampoco hay explicación en los documentos públicos sobre por qué en un lapso de dos semanas, se redujo en un 120 % la partida de dinero para adquirir las pruebas.

¿Qué hay detrás?

Sobre los cambios en montos de la contratación simplificada, la experta en presupuesto público, Dayra Valle, explicó a Expediente Público que el PAC es un monto estimado de lo que se pretende gastar. Usualmente los proveedores son los que finalmente ponen su precio, los compradores públicos no hacen estudio de mercado del monto de los productos y no tienen por qué coincidir las cifras, refirió sobre los problemas en estos procesos en Nicaragua.

En relación al Covid-19 como hay mucha demanda, los precios han aumentado y se compra con sobreprecio o aumentaron la cantidad de artículos requeridos. Pero es bastante inusual una diferencia mayor de cien por ciento entre el plan presentado en el portal nicaraguacompra.gob.ni y el del Minsa.

“Esto tiene que ver con un tema de gestión interna que los compradores no conocen el mercado”, cuestionó Valle.

Detección de casos es prioridad

Las muestras para los test de Covid-19 se toman en los centros de salud y hospitales, estas se centralizan en el Laboratorio de Biología Molecular del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia de Managua.

El epidemiólogo Leonel Argüello, miembro del Comité Científico Multidisciplinario, explicó a Expediente Público, que las pruebas de influenza se han realizado anteriormente y no tienen relación con la actual pandemia. “El Minsa debe informar los resultados de las pruebas de influenza a la Organización Panamericana de la Salud, igual que las de Covid-19”, puntualizó.

“Independiente de la llegada de la vacuna (contra el coronavirus) se deben seguir haciendo muestras de laboratorio, al menos unas 200 mil pruebas en 2021, y no lo estamos haciendo. Es la única manera de controlar a la persona que tiene el virus, para aislarla y cortar la cadena de transmisión, igual identificar a sus contactos, para que estén separados y no lo transmitan a otras personas”, recomendó el especialista.

Compran esquivando licitaciones

El PAC actualizado al 5 de marzo del portal de compras del Gobierno nicaragüense, presenta otro requerimiento para el CNDR. La Unidad de Adquisiciones del Minsa expone la “compra de materiales de reposición periódica del Laboratorio de Biología Molecular del CNDR, utilizados en el procesamiento de muestras para la detección del COVID-19” por un monto de 37 millones 376 mil 970.40 córdobas (alrededor de un millón de dólares) y publicados bajo modalidad de contratación simplificada el 26 de febrero.

En esta compra la documentación del Minsa pide licitaciones de 1.7 millones de viales plásticos de 1.5 ml., 1.2 millones de puntas de micropipetas de mil UL., así como guantes, etanol, alcohol, bolsas, entre otros elementos.

¿Cuántas vacunas se comprarán? 

En diciembre de 2020 el ministro de Hacienda Iván Acosta informó que había acuerdos por 107 millones de dólares para adquirir las vacunas con financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a costo de fabricación, pero hasta el 10 de marzo del 2021 no había ninguna licitación pública conocida ni informe relacionado a estas compras. 

Además, el Gobierno de Daniel Ortega asignó C$702.38 millones (unos 19.84 millones de dólares) de su Presupuesto General para hacer frente a la pandemia del Covid-19. En el detalle de la estrategia de reducción de pobreza, se destinan dichos fondos para cuatro instituciones. 

El Gobierno informó el 13 de enero que comprará 7.4 millones de dosis de vacunas contra el Covid-19 a un costo de 114.7 millones de dólares, incluyendo flete, seguro, refrigeración e insumos para su aplicación.

La mayoría de dosis (3.8 millones) provienen de Rusia, pero también se presentaron otros planes de compra de vacunas fabricadas por Moderna y AstraZeneca (Covishield).

Puede interesarle: Turbio proceso en Nicaragua para adquirir la vacuna contra el coronavirus 

 La nota de prensa de enero señalaba que la compra de vacunas tiene como meta inmunizar al 55% de la población, es decir, 3.7 millones de personas. Además, están las donaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para cubrir a 1.35 millones de habitantes, el 20% de la población bajo el mecanismo Covax de acceso mundial a las vacunas.

El Gobierno de India también donó a Nicaragua dosis para cubrir a otras 100,000 persona y el Gobierno sandinista se encuentra gestionando la compra de más vacunas con el Serum Institute, según informó la vicepresidenta de Nicaragua Rosario Murillo, el 25 de febrero del 2021.

Tanto la vacuna de AstraZeneca como la Sputnik 5 de Rusia requieren doble dosis por persona.  

 El precio promedio de la vacuna Sputnik 5 es conocido internacionalmente, según el portal biospace.com, es de 10 dólares por dosis. Es decir, el Estado de Nicaragua gastaría 38 millones de dólares para alcanzar a 1.4 millones de adultos, sin contar fletes, insumos y seguros. El Gobierno informó un precio de compra final de 49.9 millones de dólares.

 A la vez, la vacuna AstraZeneca Covishield del Serum Institute como la Covaxin de Bharat Biotech producidas en la India tienen un precio de 3.40 a 5.25 dólares, muy por debajo de las producidas en Europa que van de 25 a 37 dólares, según el sitio biospace.com y notas de medios de comunicación internacionales consultados.

El Minsa informó que la compra de 2,163,800 dosis de AstraZeneca tiene un costo final de 29.9 millones de dólares, es decir, 14.2 dólares por dosis. 

 En los informes de la campaña de inmunización iniciada el 2 de marzo, no se dieron declaraciones sobre la compra de la vacuna de Moderna, pero en el programa original de enero, se cotizaban 1.5 millones de dosis a un costo final de 34.9 millones de dólares, siendo la más cara de todas, con un valor de 23.2 dólares por dosis.

La experta en presupuesto público, Dayra Valle, indica que las vacunas donadas como son bienes no aparecen en el sistema de adquisiciones, pero las que se comprarán con recursos procedentes del Tesoro o préstamos de multilaterales deberían aparecer reflejadas en el sistema. Si todavía no aparecen en el Programa Anual de adquisiciones del Minsa, la Ley de Contrataciones Administrativas del Sector Público señala que debe modificarse para introducir el monto y la adquisición para después realizar el procedimiento. 

Los mecanismos de la OPS 

Jarbas Barbosa, director asistente de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), explicó el 3 de marzo durante la conferencia semanal de la organización, que las órdenes de compra para la vacuna las realizan los gobiernos en coordinación con la OMS y los productores de las vacunas, para cumplir las regulaciones y permisos de importación. Después empieza el proceso de empaquetado y envío.

En relación a las dosis donadas bajo el mecanismo Covax, Barbosa dijo que el envío de las primeras dosis se da a un criterio de 2.2% de la población, al menos que los países tengan poblaciones pequeñas donde no valga la pena enviar poco. El mecanismo Covax también podría contar con la vacuna de Johnson&Johnson en los siguientes meses.

Las compras del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR) se realizarán con fondos del Gobierno de Nicaragua, mientras las vacunas con fondos del BCIE y el BID.

Lea también: Gobierno de Ortega oculta la verdadera magnitud de la pandemia  

Grupo beneficiado con compras del Mined

Por otra parte, el portal de compras del Gobierno solo ha actualizado las licitaciones del Ministerio de Educación en su apéndice del Siscae sobre Covid-19, estas son licitaciones para adquirir materiales de limpieza para las escuelas que suman 14.7 millones de córdobas y fueron otorgadas a Miguel Román (Nevaro), Liliette Díaz Astorga, Servicios Mercantiles Internacionales, Ax Importaciones y Gerónimo Guerrero.

También se abrió un procedimiento publicado el 12 de enero en el PAC del Minsa para la compra de medicamentos contra la pandemia, por tres millones de córdobas (unos 85 mil dólares), estos bajo modalidad de licitación selectiva con fondos de Nicaragua, publicados el 28 de enero en el Siscae.

Entre junio y diciembre de 2020 el Estado de Nicaragua contrajo préstamos por US$310.04 millones para hacer frente a los efectos de la pandemia del Covid-19, pero ninguno de este créditos contempla la adquisición de las vacunas contra el coronavirus.

El ministro de Hacienda Iván Acosta declaró que en el transcurso del año estarán incorporando los fondos de préstamos y donaciones contratados para hacer frente a la pandemia y los huracanes Iota y Eta, ya que no se incorporaron antes de la aprobación del Presupuesto General de la República 2021.

OPS pide transparencia

Ciro Ugarte, director de emergencias sanitarias de la OPS, explicó el 3 de marzo, durante la conferencia virtual semanal, cuáles son los mecanismos de control que se deben implementar para que las vacunas donadas sean empleadas correctamente. “El primer paso es compartir el plan de vacunación, este debe ser de conocimiento público”, afirmó.

Ugarte indicó que se deben monitorear los planes sobre todo de parte de las sociedades científicas y colegios médicos, también debe divulgarse la información de la aplicación a grupos vulnerables y establecer mecanismos independientes de monitoreos para identificar desvíos de la norma. 

La población debe estar informada de los lugares de vacunación, los tiempos, solicitar las citas y debe ser accesible a poblaciones sin internet. La información debe ser canalizada por los servicios de salud y cualquier otro medio de comunicación, reiteró el representante de la OPS.

Lea más: Gobierno de Nicaragua da la espalda al personal de salud en campaña de vacunación contra el Covid-19

Barbosa aseguró que los programas de inmunización funcionan mejor cuando tienen una organización centralizada, ya que buscar distintos productores y vacunas por Estado o empresarios privados puede generar vacíos. Coordinar con los ministerios de Salud es la mejor manera para que el plan nacional de vacunación sea implementado, priorizando grupos de riesgo y vulnerables como adultos mayores, adultos con enfermedades crónicas y personal de salud.

Además, “se puede incrementar la inequidad si personas que pueden pagar y no están en riesgo reciben primero la vacuna”, dijo.

Ugarte señaló que quienes reciben la primera dosis deben continuar con las medidas de protección, incluso los que reciben la segunda dosis, continuar con el distanciamiento físico, la mascarilla e higiene de mano. Existe evidencia que es necesario continuar la medida hasta que una cantidad significativa de la población reciba la vacuna.

La población debe estar informada de los lugares de vacunación, los tiempos, solicitar las citas y debe ser accesible a poblaciones sin internet. La información debe ser canalizada por los servicios de salud y cualquier otro medio de comunicación, reiteró el especialista.

Al 9 de marzo el Ministerio de Salud (Minsa) reportaba 6,537 infecciones del nuevo coronavirus, además, de 175 muertes y 48 casos activos, según datos de la Universidad Johns Hopkins, el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y el Minsa. Sin embargo, el Observatorio Ciudadano Covid-19 reporta al 3 de marzo 13,209 casos y 2,997 muertes sospechosas por este virus o por neumonía.

El 18 de marzo se cumple en Nicaragua un año del primer caso confirmado del nuevo coronavirus.