Sin título-1

El Triángulo del Norte se convierte en un desafío para detener la migración a Estados Unidos

*Crisis migratoria desde Centroamérica fue abordada en el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes. Ricardo Zúñiga, enviado especial del Departamento de Estado, rindió informe sobre su gira por Guatemala y El Salvador y los desafíos para frenar la crisis de migrantes desde la región.

**El congresistas demócrata Albio Sires hizo fuertes acusaciones contra el presidente Nayib Bukele, mientras el legislador Vicente González externó la preocupación de EE.UU. a que en Honduras haya un candidato presidencial acusado de narcotráfico.


Expediente Público

Las dramáticas caravanas de miles de inmigrantes que con frecuencia viajan desde Centroamérica a Estados Unidos, los recientes videos de dos niños ecuatorianos lanzados por coyotes a través de la valla fronteriza entre México y ese país y un niño nicaragüense abandonado en territorio norteamericano mientras su madre estaba secuestrada, reflejan “un patrón recurrente” de alta migración ilegal que necesita ser abordado integralmente, planteó ante el Congreso, Ricardo Zúñiga, enviado especial del Departamento de Estado para Guatemala, Honduras y El Salvador, conocido como el Triángulo Norte.

Zúniga, de origen hondureño, ha sido delegado por la administración de Joe Biden para conocer las causas de origen de la migración de centroamericanos y estuvo este 14 de abril ante el Congreso norteamericano, luego de terminar la semana pasada una gira por Guatemala y El Salvador para conocer a fondo la problemática.

Estados Unidos pretende liderar esfuerzos diplomáticos con estos países para frenar la migración irregular hacia los Estados Unidos e implementar fondos por US$ 4 mil millones para erradicar las causas de la migración en América Central.

Lea además: El combate a la corrupción, prioridad en la agenda de EE. UU. en El Salvador

Alarmante incremento de cifras

Aunque es difícil cuantificar la inmigración, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre enero y octubre de 2019, se reportaron 217,981 personas migrantes que fueron detenidas y enviadas a sus países de origen del Triángulo Norte lo que muestra un incremento del 32 por ciento a lo registrado en el mismo período en 2018. Esta cifra se redujo debido al Covid-19, resultando que en el 2020 bajara a 89,907 personas que fueron detenidas y enviadas a sus países de origen, pero la migración ha vuelto a incrementarse en lo que va de 2021.

Durante la audiencia ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Zúñiga explicó que la migración desde Centroamérica se debe a al menos tres grandes factores sociales que afectan a Honduras, Guatemala y El Salvador: la inseguridad, la falta de oportunidades de trabajo y la desesperación de las familias por un futuro mejor.

El congresista demócrata Albio Sires resumió que los migrantes “están tan desesperados por escapar de sus países, que toman el camino hacia la frontera (estadounidense) aunque sea peligroso”.

El también legislador demócrata Gregory Meeks, resumió así la situación del Triángulo Norte en Centroamérica: “Hay una constante violencia, corrupción y falta de crecimiento económico en Guatemala, Honduras y El Salvador. Tienen problemas de pandillas y drogas, altos niveles de corrupción y no es de asustar que, debido a esto, muchos de sus habitantes deciden iniciar un viaje peligroso a Estados Unidos para buscar una mejor vida”.

Lea también: Triángulo Norte: Unas 700,000 personas han sido desplazadas por violencia detalla informe

Apoyar a la sociedad civil

Sires afirmó que “los habitantes de Centroamérica tienen la posibilidad de alcanzar el nivel de dignidad de trabajo y desarrollo personal en su propio país. Solo así se podría superar este gran desafío de la migración. Estados Unidos debe apoyar estos esfuerzos con la sociedad civil y los gobiernos para lograr que sus habitantes salgan adelante”.

Por su parte, Zúñiga agregó también que “otra de las causas fundamentales de la migración es la violencia de género” que lleva a miles de mujeres a irse de sus países para escapar de los abusos, como el caso de Meylin Obregón, madre del niño nicaragüense Wilton Gutiérrez, quien hace unos días fue abandonado en la frontera estadounidense. Según información de la familia, Meylin fue secuestrada en México e irónicamente escapaba de una mala relación con su pareja, Lázaro Gutiérrez Laguna. Meylin Obregón fue liberada el 14 de abril por la tarde, según informaron sus familiares.

Pero no solo la violencia de género representa un desafío en la zona del Triángulo Norte. “Las pandillas en El Salvador, el crimen organizado y el tráfico de droga en Guatemala y Honduras, son serias amenazas y hasta principales causas de muerte en estos países, por lo que debemos trabajar con la sociedad civil para mejorar la seguridad y que las mujeres tengan acceso a salud y derechos”, afirmó Zúñiga.

Puede interesarle: Guatemala y El Salvador: Crisis migratoria en la mira de Biden

Congresista Sires advierte a Bukele

En la audiencia, el congresista Sires denunció que recientemente las autoridades salvadoreñas “trataron de desacreditar el trabajo de algunos miembros del Congreso norteamericano” y que debido a esta “desafortunada campaña de manipulación, algunos miembros han recibido amenazas de muerte y acoso incluyéndome a mí”, afirmó.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, instó a principios de abril de 2021 a que los electores de un distrito de California, en Estados Unidos, votarán en contra de la legisladora demócrata de origen centroamericano Norma Torres, quien en varios tuits criticó a los gobiernos de Guatemala, Honduras y El Salvador por no combatir la corrupción y el narcotráfico. Torres hizo la crítica en referencia a un video publicado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) que mostraban a quienes se dedican a pasar de forma ilegal a los migrantes (conocidos como coyotes) lanzando a dos menores de edad ecuatorianos por la valla fronteriza.

Bukele afirmó que el video ni se refería a El Salvador ni a ciudadanos salvadoreños, por lo que descalificó el trabajo de la congresista Torres y llamó a los electores a no votar por ella.

Durante la audiencia, el congresista Sires acusó a Bukele de “interferir” en la política estadounidense y advirtió que si continúa haciéndolo, será considerado “una amenaza de seguridad nacional para la nación”.

En el mismo tono, Zúñiga afirmó que “bajo ninguna circunstancia es aceptable” esta “interferencia” en el proceso político de Estados Unidos, pero que desean unas “relaciones constructivas” con este país centroamericano.

El candidato Yani Rosenthal desagrada

Por su parte, el congresista Vicente González, del Partido Demócrata, se enfocó en la situación de Honduras, afirmando que “como sabemos, el hermano del actual presidente está cumpliendo cadena perpetua aquí en los Estados Unidos. Y ahora tenemos al candidato presidencial, Yani Rosenthal, quien pasó cuatro años en prisión en EE.UU. ¿Qué estamos haciendo para asegurarnos que gente como esta no se convierta en presidente de estos países?”, cuestionó.

González hacía referencia a Juan Antonio “Tony” Hernández, hermano del mandatario hondureño Juan Orlando Hernández, exdiputado de 42 años, encontrado culpable en Estados Unidos por participar en la importación de 185.000 kilos de cocaína a ese país entre otros cargos, por lo que deberá cumplir prisión perpetua más 30 años de prisión.

Mientras Rosenthal fue sentenciado a prisión en EE.UU. por los delitos de participación en transacciones monetarias con bienes de procedencia ilícita. El 7 de octubre de 2015 el Departamento del Tesoro estadounidense acusó por el delito de lavado de dinero y facilitar las actividades del narcotráfico a tres miembros de la familia Rosenthal (Jaime Rosenthal Oliva, Yankel Antonio Rosenthal Coello y Yani Rosenthal Hidalgo), quienes cometieron transacciones ilícitas a través de siete empresas de su propiedad.

Lea además: Honduras celebró elecciones primarias entre pandemia y precandidatos vinculados con narcotráfico

Zúñiga respondió a los legisladores que “depende del pueblo de Honduras elegir a sus líderes. Pero claro, Estados Unidos elige con quién trabajar. Como hemos dejado claro, nosotros estamos preparados para trabajar con aquellos que estén igual de comprometidos en la lucha contra la corrupción y crimen organizado transnacional. Así que respetamos las elecciones, pero también tenemos estándares para la gente con la que trabajamos”, afirmó en su intervención.

Problema ambiental

El calentamiento global también es un fenómeno que incidirá en el futuro de los habitantes centroamericanos y por eso, también llamó la atención de los congresistas demócrata como Andy Levin, quien afirmó que “el cambio climático tendrá un impacto masivo en la región que definitivamente intensificará y afectará también la migración”. Levin pidió que Estados Unidos “reconstruya la confianza” con Centroamérica.

A esto Zúñiga explicó que el año pasado debido a los huracanes Eta y Iota, nueve millones de personas resultaron directa e indirectamente afectadas en Guatemala, Honduras, El Salvador así como en Nicaragua, lo que “mostró la vulnerabilidad de esta región” ante estos fenómenos, por lo que desde esa fecha han trabajado con los gobiernos para mitigar los daños y recuperar lo antes posibles las poblaciones afectadas.

Una de las maneras para frenar la crisis migratoria, es según Zúñiga, “crear oportunidades en el sector privado, en el desarrollo tecnológico, crear talento y promover el empleo en esos países para así invertir mejor los impuestos del gobierno norteamericano” destinados a este fin.

“Tenemos una historia compleja y profunda con esta región. Con presencia, con estar con ellos en estas condiciones difíciles para ayudarlos a salir adelante, es que lograremos fortalecer la confianza mutua”, analizó Zúñiga.

Puede interesarle: Guatemala y El Salvador: Crisis migratoria en la mira de Biden

Crear trabajos y potenciar el mercado

Peter Natiello, administrador auxiliar adjunto de la Oficina para América Latina y el Caribe de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID), afirmó que lo primordial es “crear trabajos en Centroamérica, invertir en energías y potenciar el mercado integrado” para lograr que los gobiernos desarrollen condiciones que beneficien a sus ciudadanos.

Como parte del apoyo concreto a estos países, Natiello informó que en Guatemala por ejemplo, promovieron la apertura de dos centros que atienden las 24 horas a mujeres y niños que han sufrido abusos, mientras que en El Salvador han abierto locales para atender a mujeres que han sufrido también abusos.

Una de las grandes victorias obtenidas en la lucha contra la inseguridad, fue que en El Salvador se retomaron zonas que por mucho tiempo estuvieron bajo el control de las pandillas, se crearon programas para ayudar a sectores vulnerables y se ha acompañado al gobierno en programas para la reducción de las muertes violentas, explicó Natiello.

Sobre el cambio climático, afirmó que “es un tema crucial en la región” porque miles de personas en Centroamérica padecen hoy escases de agua “y es vital apoyar a las comunidades, especialmente aquellas que se encuentran en zonas desérticas” como por ejemplo en Honduras donde han detectado que miles de personas que padecen falta de agua potable en zonas rurales.