Sin título-2

EEUU: destituciones de magistrados y fiscal en El Salvador fueron ilegales

*El enviado especial estadounidense, Ricardo Zúñiga, deja claro el desacuerdo con el gobierno de El Salvador. El presidente Nayib Bukele respondió que son irreversibles los cambios en la Corte Suprema y la Fiscalía.

Expediente Público


Estados Unidos habló alto y claro en El Salvador. La destitución de cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional y del fiscal general de la República es vista como ilegal a los ojos estadounidenses y piden revertir la situación al status quo previo al 1 de mayo del 2020.

Así lo dijo este miércoles 12 de mayo el enviado especial estadounidense al Triángulo Norte en Centroamérica, Ricardo Zúñiga, al culminar su visita de dos días a El Salvador en la que se reunió con el presidente Nayib Bukele, con el presidente de la Asamblea Legislativa, Ernesto Castro, con todos los partidos políticos, grupos de la sociedad civil, empresarios y diplomáticos de otros países acreditados en el país centroamericano.

“Nosotros salimos de aquí pensando que nuestra impresión inicial de que no se cumplió con los requisitos de la Constitución, sigue vigente, fue importante entender los argumentos contrarios y hacerlo en un espíritu de respeto, pero lo esencial es volver a un pleno apegamiento a la Constitución y la ley”, dijo Zúñiga.

El 1 de mayo pasado, la Asamblea Legislativa destituyó a los cinco magistrados de la Sala de lo Constitucional y al Fiscal General, con los votos de 64 diputados de los partidos oficiales Nuevas Ideas y Nuevas Ideas y Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), así como los votos de tres diputados del Partido de Concertación Nacional (PCN) y Partido Demócrata Cristiano (PDC).

Lea también: Escala mala relación entre congresistas de Estados Unidos y Nayib Bukele

El diplomático estadounidense describió la reunión con el presidente salvadoreño como “muy cordial” y las describió como “reuniones muy productivas”.

“Pudimos hablar tanto de asuntos que hay coincidencias como asuntos que hay diferencias, incluyendo este asunto de la Asamblea Legislativa el 1 de mayo”, dijo Zúñiga.

“Vine a transmitir las preocupaciones del gobierno de Estados Unidos, que compartimos con ONU, OEA y nuestros socios internacionales”, agregó.

Esta vez, Bukele lo recibió

El enviado norteamericano dijo que en la conversación con el presidente Bukele, hablaron del compromiso estadounidense con el bienestar de El Salvador.

“Somos países amigos, tenemos una agenda completa, positiva que queremos continuar, hablamos de fortalecer el estado de derecho, separación de poderes, tenemos criterios diferentes de lo sucedido el 1 de mayo, pensamos que lo correcto sería volver a una situación apegada a la Constitución, que mandara mensajes de seguridad jurídica que va a mandar mensajes a los salvadoreños y a los inversionistas”, subrayó.

Extrañamente, Bukele, quien usualmente publica en redes sociales todas sus reuniones, no ha mencionado el encuentro con Zúñiga y un comunicado de la Secretaria de Prensa de la Presidencia que informaba del encuentro fue retirado de las redes sociales minutos después de haberse subido.

Horas después de las declaraciones de Ricardo Zúñiga, Bukele publicó un tuit en la que respondía al enviado estadounidense, sin mencionarlo, que los cambios son irreversibles.

“Para las voces que aún piden que volvamos al pasado. Con mucho respeto y cariño: Los cambios que estamos realizando son IRREVERSIBLES. No vamos a volver al pasado, iremos hacia el futuro. Quisiéramos que nos acompañaran, pero si no lo desean, los comprendemos. Bendiciones”, escribió Bukele.

El oficialismo se resiste

Mientras tanto, los diputados de Nuevas Ideas y sus aliados declararon que “no hay vuelta atrás” en sus decisiones de destituir a todos los magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia incluido el presidente, José Armando Pineda Vargas, así como y del fiscal general salvadoreño, Raúl Melara. 

“No para nada, no lo tocamos (el tema), ellos no lo tocaron, además, es una decisión que no tiene vuelta atrás”, respondió a periodistas el presidente de la Asamblea Legislativa, Ernesto Castro, a la pregunta sobre si están considerando revertir las destituciones, luego de la reunión con el enviado de Estados Unidos.

Lea más: El combate a la corrupción, prioridad en la agenda de EE. UU. en El Salvador

Por su parte, el diputado Reynaldo López Cardoza, del Partido de Concertación Nacional (PCN), aseveró que no pueden estar como el fallecido cantante Michael Jackson “caminando para adelante y retrocediendo”.

“Nosotros tenemos decisión, firmeza, nosotros hemos tomado una decisión. Las organizaciones van a hablar y van a hablar, pero son decisiones apoyadas por grupos fácticos de este país… La decisión está tomada, nosotros no vamos a dar un retroceso a lo que ya hicimos, no podemos estar como Michael Jackson”, dijo López Cardoza.

Destituciones “no apegadas a la Constitución”

El diplomático estadounidense aseguró que “nuestra visión, nuestro punto de vista, es que la decisión del 1 de mayo no fue apegada a la constitución, ni en el caso de los magistrados ni en el caso del fiscal”. Zúñiga dijo que la evaluación legal fue hecha por “nuestros expertos”.

“Yo estuve aquí para entender la situación mejor y platicar con la Casa Blanca, el Departamento de Estado y nuestro congreso para determinar los próximos pasos”, señaló.

Según Zúñiga, “lo que pasa es que hay mucha preocupación en el congreso de Estados Unidos, un activo participante en la política exterior de Estados Unidos. Tenemos leyes que rigen la cooperación con los países y es importante entender el contexto”.

“Voy a tener reuniones con la Casa Blanca, el Congreso, el Departamento de Estado, para analizar lo que hemos visto esta semana y decidir qué tenemos que hacer para avanzar en esta agenda de avances compartidos con El Salvador, para mejorar los intereses nacionales de ambos países”, señaló.

Y advirtió: “Tienen que analizar qué áreas de cooperación pueden ser afectadas, si hubo decisiones que estuvieron fuera del marco legal”.

Puede interesarle: El Triángulo del Norte se convierte en un desafío para detener la migración a Estados Unidos

“Nuestra visión es que lo más importante es trabajar dentro del marco de la constitución, dentro del marco de los procedimientos establecidos, para generar confianza en la comunidad internacional y más que todo en los salvadoreños”, subrayó el enviado de la Casa Blanca.

“Nuestro compromiso con El Salvador sigue siendo fuerte, tenemos grandes coincidencias”, agregó.

Decisiones de salvadoreños

Sin embargo, Zúñiga matizó que “son los salvadoreños quienes tienen que tomar las decisiones” y reconoció que “hay diferencias entre salvadoreños también(…), el análisis lo estamos haciendo a nuestro criterio”.

“En cualquier país, en esta labor que tengo, es importante hablar con todos los sectores, con representantes del sector privado, sociedad civil, otros actores que tienen conocimiento de los acontecimientos del 1 de mayo, otros diplomáticos destinados en El Salvador para entender los diferentes puntos de vista”, explicó.

La sombra de la Lista Engel

El enviado especial estadounidense insistió que “para nosotros aquí es importante que tenemos una relación fluida con toda la sociedad salvadoreña, es un esfuerzo entre sociedades”.

El diplomático recordó que el Congreso hay una ley que cumplir sobre un listado de personas involucradas en actos de corrupción, la llamada Lista Engel.

Varios congresistas estadounidenses y la exembajadora norteamericana en San Salvador, Mari Carmen Aponte, han advertido de la posibilidad de sanciones a El Salvador tras las destituciones. Pero Zúñiga fue más diplomático al respecto.

“La visión del Congreso, que nosotros compartimos como administración, es que es importante atender los problemas que provocan la migración, se basan en el apegamiento estricto al Estado de Derecho, atender cuestiones relativas a la impunidad y la corrupción, crear confianza a la inversión extranjera y doméstica, estamos del lado de los salvadoreños”, señaló.

Zúñiga reiteró que entre las prioridades estadounidenses en la región están “la seguridad, gobernanza, prosperidad y también la importancia de una cultura democrática y eso incluye a la libertad de prensa”.

“Seguimos con esa preocupación y nuestro trabajo es encontrar una forma de avanzar”, aseguró Zúñiga al concluir su visita a El Salvador, la segunda en dos meses.