Comunidad

0
0
0
s2smodern

Mientras habla retuerce un pañuelo entre sus manos, se limpia la cara constantemente y en ciertos momentos, se seca alguna lágrima. Se trata de Cándida. Es una mujer mayor, con un poco más de 60 años, está jubilada y sufre los achaques de la edad y los que le toca cargar por los largos y agotadores años como operaria en una fábrica de maquila.

0
0
0
s2smodern
0
0
0
s2smodern